¿Cuándo fallece el marido qué le queda a la esposa?

Cuando fallece el marido, la esposa tiene derecho a recibir una parte de la herencia, que incluye los bienes que estaban en la sociedad conyugal y cualquier otro bien que el marido poseía. En Argentina, la ley determina que la esposa es considerada heredera forzosa junto con los hijos del fallecido, si los hay. Esto significa que no puede ser excluida completamente de la herencia.

La parte que le corresponde a la esposa depende de la cantidad y la existencia de otros herederos forzosos. Si el marido y la esposa tenían hijos en común, a la esposa le corresponde recibir 1/3 de la herencia, mientras que los hijos reciben los 2/3 restantes, distribuidos en partes iguales entre ellos. Si no hay hijos pero sí existen otros ascendientes (como los padres del fallecido), la esposa recibe la mitad de la herencia y los ascendientes la otra mitad. En caso de que no haya ni hijos ni ascendientes, la esposa hereda la totalidad de los bienes.

Además, la esposa tiene derecho al usufructo (uso y disfrute) de la mitad de la herencia hasta su propio fallecimiento, lo cual le asegura una protección económica. Este derecho al usufructo es adicional a su parte en la herencia y se aplica a los bienes hereditarios que corresponden a los hijos o a otros herederos.

Estos principios están regulados por el Código Civil y Comercial de la Nación, que establece claramente los derechos sucesorios en el caso de fallecimiento de uno de los cónyuges.