Divorcio en Pensilvania

El divorcio en Pensilvania puede solicitarse siempre y cuando ambos cónyuges, o al menos uno de ellos, haya residido en el estado durante los últimos seis meses antes de presentar la demanda de divorcio.

¿Qué causas de divorcio se reconocen en Pensilvania?

En Pensilvania, se reconocen dos tipos de divorcio: el divorcio con culpa y el divorcio sin culpa, cada uno con distintas causales reconocidas legalmente.

Divorcio con culpa

En el divorcio con culpa, el juez determina que uno de los cónyuges ha cometido alguna de las siguientes razones:

  • Abandono durante un periodo mínimo de un año.
  • Adulterio.
  • Trato cruel o violencia doméstica.
  • Bigamia, es decir, el cónyuge se casó sin formalizar el divorcio del primer matrimonio.
  • Prisión durante dos años o más.

Divorcio sin culpa

Si se alega una de las siguientes razones para el divorcio, se está argumentando que la ruptura del matrimonio no es culpa del cónyuge:

  • Mutuo consentimiento: Los cónyuges deben completar una declaración jurada confirmando que el divorcio es de mutuo acuerdo. Sin embargo, si uno de los cónyuges ha sido condenado por causar lesiones físicas al otro, se presume que está de acuerdo (incluso si no presenta la declaración jurada). Después de presentar la demanda, el juez esperará 90 días antes de conceder el divorcio. En estas circunstancias, el divorcio puede otorgarse sin necesidad de una audiencia en la corte.
  • Ruptura irremediable: Cuando el matrimonio ha estado separado durante al menos un año y uno de los cónyuges presenta un documento afirmando que la unión es irremediable, la otra parte puede negar esta situación. En este caso, será el juez quien decidirá si conceder el divorcio o posponer la audiencia por un máximo de 120 días para permitir sesiones de consejería matrimonial. Al finalizar este período, y si no hay cambios significativos, el juez emitirá la sentencia de divorcio.
  • Ingreso en una institución mental: Si una de las partes ha enfrentado problemas de salud mental y ha estado hospitalizada en una institución psiquiátrica durante un período continuo de al menos 18 meses.

Manutención conyugal tras el divorcio en Pensilvania

En Pensilvania, el juez puede decidir que uno de los cónyuges debe pagar una cantidad de dinero al otro después del divorcio, lo que se conoce como manutención para el ex cónyuge o pensión compensatoria. Esta determinación se basa en si el juez considera que es razonable y necesario después de analizar diferentes factores como:

  • Los ingresos de ambos cónyuges.
  • La edad y salud de cada parte.
  • La fuente de ingresos y herencias.
  • Duración del matrimonio.
  • Capacidad de ser independiente económicamente.
  • Nivel de vida durante el matrimonio.
  • La educación de usted y de su cónyuge, así como el tiempo necesario para que el cónyuge que solicita la manutención para el ex cónyuge pueda obtener educación, capacitación o empleo.
  • Los bienes y obligaciones financieras.
  • Las contribuciones hechas como amo/a de casa.
  • El abuso o violencia doméstica durante el matrimonio e incluso el proceso de divorcio.

Después de evaluar los diversos factores, el juez determinará la cantidad y duración de la manutención, que puede ser por un período específico o indefinido. Si las circunstancias cambian para cualquiera de los cónyuges, el juez puede modificar, suspender, restablecer o emitir una nueva orden.