Irretroactividad

Al hablar de irretroactividad se hace referencia a un principio de origen jurídico que permite la garantía de que una norma es imposible de aplicar a acciones, situaciones o hechos que se hayan llevado a cabo antes de que la norma entre en vigencia.

De esta forma, las normas que se establecen no pueden actuar sobre hechos pasados, solo empiezan a regir sus efectos y sanciones en el momento en que entran en vigor. Con ello se protegen derechos y se establece una transparencia en los procesos legales.

¿Para qué sirve el principio de irretroactividad?

Este principio ayuda a mantener de manera estable el ordenamiento jurídico y colabora al establecimiento de seguridad jurídica. Esto quiere decir que cada persona puede tener en cuenta las leyes vigentes para regir sus acciones y determinar si estas tienen alguna repercusión legal en ese momento específico.

Las leyes pueden cambiar a futuro, pero eso no quiere decir que las acciones realizadas en un tiempo pasado vayan a ser juzgadas bajo estas nuevas legislaciones. De esta manera, tanto las instituciones encargadas, como cada individuo que habita el territorio colombiano, pueden entender las leyes, cómo comportarse y dictaminar condenas de ser necesario.

Esto establece una confianza en la legalidad y en los acuerdos que se asumen al vivir dentro del país. Los individuos pueden estar seguros de que las condiciones actuales no van a afectar sus acciones pasadas.

La irretroactividad en la legislación colombiana

En Colombia la irretroactividad implica que las situaciones jurídicas que ya fueron consolidadas no puedan ser afectadas si se dieron antes de que alguna ley entre en vigencia.

Las reglas de derecho que pueden aplicarse a lo concerniente a la irretroactividad son:

  • Usualmente, las normas jurídicas son aplicadas de manera inmediata.
  • Las situaciones jurídicas que se resolvieron con normas anteriores no tienen porqué ser afectadas por normativas futuras.

En situaciones específicas, las normas pueden tener la virtud de ser retroactivas, por lo que sí pueden afectar conductas anteriores a estas leyes.

Irretroactividad y derechos adquiridos

En la Constitución de Colombia se consagra este principio de la ley y gracias a este los derechos adquiridos deben ser reconocidos y se deben proteger de los cambios que se den en las normativas a futuro.

En este aspecto, La Corte habla de que se encuentran dentro de los derechos adquiridos aquellas situaciones jurídicas que se dan de manera individual y ya se han definido con una normativa específica. Estas deben ser entendidas como pertenecientes al patrimonio de esa persona.

Respecto a esto, en el artículo 58 de la Constitución Política se define que, tanto los derechos adquiridos como la propiedad que se dan en un arreglo de leyes civiles “no pueden ser desconocidos ni vulnerados por leyes posteriores”.

A nivel mundial este principio se reconoce en varios documentos y normativas, en el caso especial colombiano también puede encontrarse en el artículo 6 del Código de Procedimiento Penal Colombiano y el artículo 6 de Código Penal. En estos se recalca que nadie debe ser condenado por acciones que no son delictivas al momento de cometerse.

También se menciona que la pena no puede ser incrementada una vez se establezca bajo una normativa, así se considere en un futuro, según la ley, que esta acción delictiva requiere una pena mayor.