¿Pueden obligar a una persona a declarar como testigo?

En el derecho chileno, se puede obligar a una persona a declarar como testigo en un proceso judicial, bajo ciertas condiciones. La obligación de declarar como testigo está fundamentada en el principio de colaboración con la justicia, que establece que todos los ciudadanos deben contribuir al esclarecimiento de los hechos en un juicio.

Según el Código Procesal Penal y el Código de Procedimiento Civil, las personas que sean citadas por una autoridad competente deben comparecer ante ella y prestar declaración. Esta obligación incluye responder las preguntas que se les formulen, siempre dentro de los límites establecidos por la ley.

Existen algunas excepciones a esta obligación general de declarar como testigo:

  1. Incapacidad. Las personas que, por razones de salud mental o física, no están en condiciones de proporcionar un testimonio coherente y comprensible.
  2. Confidencialidad profesional. Quienes, debido a su profesión, tienen el deber de guardar secreto (como los abogados, médicos y sacerdotes), excepto en los casos en que la ley les exime de esta obligación.
  3. Relaciones familiares. Ciertos familiares directos de la persona involucrada en el proceso pueden abstenerse de declarar, como cónyuges o familiares cercanos.
  4. Autoincriminación. Nadie está obligado a declarar contra sí mismo en un proceso penal.

Si una persona se niega a declarar sin una justificación legal, puede ser compelida a hacerlo mediante medidas coercitivas, que incluyen multas y, en situaciones extremas, arresto hasta por 15 días.

Conceptos relacionados