Calumnia

La calumnia es una declaración falsa y maliciosa que daña la reputación de una persona. En el ámbito legal, se considera un delito y puede ser objeto de una demanda civil por difamación.
Ideas clave
  • La calumnia se regula a nivel estatal, con leyes sobre difamación tanto de la calumnia escrita como la difamación oral. A nivel federal, se deriva del derecho común y de decisiones judiciales claves.
  • El demandante debe probar que se trata de una declaración falsa y difamatoria, hechas con malicia real y debe demostrar el daño a la reputación o pérdidas económicas que ha sufrido.
  • La defensa contra la acusación sobre calumnias consiste en demostrar la veracidad de los hechos, el privilegio de algunas leyes, consentimiento del demandante y opinión personal, que no es calumnia.
  • En Estados Unidos, otra de las formas de regular las calumnias son los precedentes legales, como por ejemplo, como Hustler Magazine v. Falwell y Gertz v. Robert Welch, Inc.
  • Es importante diferenciar la calumnia, que se refiere a declaraciones verbales difamatorias, del libelo, que abarca declaraciones por escrito o en medios permanentes.
  • Las consecuencias legales sobre las calumnias incluyen los daños compensatorios, punitivos y las costas judiciales para el demandado.

¿Qué es la calumnia?

La calumnia es un delito contra el honor de una persona, que consiste en imputarle falsamente un hecho delictivo, con conocimiento de la falsedad o temerario desprecio hacia la verdad.

Este tipo de acusación tiene el potencial de dañar la reputación de la persona afectada, llevándola a enfrentar posibles consecuencias legales, sociales y profesionales.

La calumnia es considerada una ofensa grave porque atenta contra la integridad moral y la dignidad de la persona, causando un perjuicio significativo a su buen nombre.

¿Dónde se regula la calumnia en Estados Unidos?

En los Estados Unidos, la regulación de la calumnia varía dependiendo del estado, ya que cada uno tiene su propio conjunto de leyes que tratan sobre difamación, que incluye tanto la calumnia (difamación escrita) como la difamación oral (libelo).

A nivel federal, no hay una ley específica que regule la calumnia. Sin embargo, las normas generales sobre difamación se derivan del derecho común y de varias decisiones judiciales clave.

Uno de los precedentes más importantes es el caso New York Times Co. v. Sullivan (1964), donde la Corte Suprema de los Estados Unidos estableció que, para que un funcionario público gane un caso de difamación, debe probar que la declaración fue hecha con "real malicia", es decir, con conocimiento de su falsedad o con un desprecio temerario por la verdad.

Requisitos para probar la calumnia

Para establecer un caso de calumnia en los Estados Unidos, generalmente se deben cumplir varios requisitos:

  1. Declaración falsa y difamatoria: la declaración hecha debe ser falsa y perjudicial para la reputación del demandante.
  2. Publicación: la declaración debe haber sido comunicada a un tercero, no basta con que el demandado y el demandante la conozcan.
  3. Culpabilidad: dependiendo del estatus del demandante (persona pública o privada), se debe probar el nivel de culpa, que puede variar desde negligencia hasta real malicia.
  4. Daño: el demandante debe demostrar que sufrió daños como resultado de la declaración calumniosa. Esto puede incluir daños a la reputación, sufrimiento emocional, y pérdidas económicas.

Defensas contra la acusación de calumnia

Existen varias defensas que pueden ser utilizadas en contra de una acusación de calumnia:

  1. Verdad: si la declaración es verdadera, no se considera calumnia. La verdad es una defensa absoluta contra la difamación.
  2. Privilegio: ciertas declaraciones están protegidas por privilegios, como las hechas en el curso de procedimientos judiciales o legislativos.
  3. Opinión: las declaraciones que se consideran opiniones, y no hechos verificables, generalmente no se consideran calumnias.
  4. Consentimiento: si el demandante consintió la publicación de la declaración, no puede luego reclamar calumnia.

Casos célebres de calumnia en Estados Unidos

Algunos casos notables de calumnia en los Estados Unidos han establecido precedentes importantes en la ley de difamación:

  • Hustler Magazine v. Falwell (1988): la Corte Suprema sostuvo que las parodias de figuras públicas no pueden ser consideradas difamatorias a menos que se demuestre una declaración de hecho falsa hecha con malicia real.
  • Gertz v. Robert Welch, Inc. (1974): estableció que las personas privadas solo necesitan demostrar negligencia para ganar un caso de difamación, diferenciándolos de las figuras públicas que deben probar malicia real.

Diferencias entre calumnia y libelo

Es importante diferenciar entre calumnia y libelo, ya que aunque ambos son formas de difamación, tienen diferencias clave:

  • Calumnia: se refiere a declaraciones difamatorias hechas verbalmente. Este término se usa menos comúnmente en los Estados Unidos, donde generalmente se habla de "difamación oral".
  • Libelo: se refiere a declaraciones difamatorias hechas por escrito o en medios permanentes, como publicaciones en línea o en medios impresos.

Consecuencias legales de la calumnia en Estados Unidos

Las consecuencias legales para alguien que es hallado culpable de calumnia pueden ser severas. Estas incluyen:

  • Daños compensatorios: pagos por las pérdidas económicas y el daño a la reputación del demandante.
  • Daños punitivos: en casos de malicia real, pueden otorgarse daños adicionales para castigar al demandado y disuadir futuras conductas similares.
  • Costas judiciales: el demandado puede ser obligado a pagar las costas judiciales del demandante.

Conclusión

La calumnia es un delito serio en los Estados Unidos, protegido tanto por leyes estatales como por precedentes judiciales. Entender los elementos necesarios para probar la calumnia, así como las defensas disponibles, es crucial tanto para quienes buscan proteger su reputación como para aquellos que desean evitar posibles litigios.

Las leyes y precedentes judiciales proporcionan un marco legal que equilibra la protección del honor personal con la libertad de expresión garantizada por la Constitución de los Estados Unidos.

Categorías: Delitos,Derecho Penal