Unidad familiar

La unidad familiar es un conjunto de personas con una unión de parentesco. Se trata de un concepto muy importante a la hora de solicitar y determinar cualquier tipo de prestación, ayuda, beca o subsidio.

Unidad Familiar

Se considera unidad familiar al conjunto de individuos con una relación de parentesco.

Algunos de los aspectos por los que es importante determinar a qué personas se les considera de una misma unidad familiar son: la tributación en el IRPF, la pensión de jubilación, el subsidio de desempleo, prestación por hijo a cargo, las prestaciones por muerte y supervivencia (como la pensión de viudedad o la pensión de orfandad), o la pensión de incapacidad permanente, entre otras.

La unidad familiar en el ámbito fiscal

En este ámbito, se considera unidad familiar al grupo de individuos con un vínculo de parentesco que pueden tributar conjuntamente en el IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas) atendiendo a la situación que exista a 31 de diciembre de cada año.

Así, según la Agencia Tributaria se pueden distinguir dos modalidades de unidad familiar:

  1. Los cónyuges unidos en matrimonio (del mismo o distintos sexo) y los hijos menores de edad naturales o adoptados (excepto los que vivan de manera independiente y con autonomía económica) o los mayores de edad incapacitados judicialmente si los hubiera y sujetos a patria potestad prorrogada.
  2. En caso de que no exista matrimonio (por separación, divorcio o fallecimiento de uno de los cónyuges), la unidad familiar estará formada por el padre o la madre y los hijos que convivan con uno de ellos (y cumplan los requisitos del anterior punto).

La primera modalidad corresponde con una unidad familiar biparental, mientras que la segunda es una unidad familiar monoparental. Además, existen otros casos especiales de unidades familiares por ejemplo cuando existen parejas de hecho con hijos.

Por último, es importante saber que no se puede formar parte de dos unidades familiares a la vez y no pueden formar parte de una unidad familiar los ascendientes ni otras personas como hermanos, tíos, sobrinos, nietos, amigos, etc. aunque convivan juntos habitualmente.