Trabajador autónomo dependiente

Un trabajador autónomo dependiente (TRADE) es una persona física que trabaja por cuenta propia pero es económicamente dependiente de una persona física o jurídica.

Se trata, por tanto, de un trabajador por cuenta propia que asume la obligación de darse de alta como autónomo y todos los riesgos aunque posee una serie de derechos diferentes a los que posee otro autónomo tradicional.

¿En qué consiste la figura del trabajador autónomo dependiente?

Según el artículo 11 del Estatuto del Trabajo Autónomo, los trabajadores autónomos dependientes "...son aquéllos que realizan una actividad económica o profesional a título lucrativo y de forma habitual, personal, directa y predominante para una persona física o jurídica, denominada cliente, del que dependen económicamente por percibir de él, al menos, el 75 por ciento de sus ingresos por rendimientos de trabajo y de actividades económicas o profesionales".

El trabajador autónomo dependiente se caracteriza por los siguientes aspectos:

  • Pueden dedicarse a cualquier actividad profesional, incluso en distintos sectores, mientras se ajuste a los requisitos legales.
  • Además, pueden prestar servicios a varios clientes, siempre que se perciba de un cliente al menos el 75% de los beneficios.
  • Es una figura jurídica totalmente legal.
  • La relación laboral entre un trabajador autónomo de este tipo y el empresario debe estar formalizada en un contrato especial que estará registrado en la oficina del Servicio Público Estatal.

Requisitos para ser considerado como TRADE

A continuación, enumeramos las condiciones que debe cumplir un trabajador autónomo económicamente dependiente:

  1. No pueden contratar trabajadores por cuenta ajena en ningún caso.
  2. Tendrá que disponer de recursos propios e infraestructura productiva para ejercer su actividad.
  3. Su trabajo debe estar perfectamente diferenciado con respecto a los que realizan los trabajadores por cuenta ajena.
  4. Perciben una contraprestación económica según lo pactado con la empresa.
  5. Debe estar al mando de la organización de su actividad.

El contrato de un trabajador autónomo dependiente

El trabajador autónomo económicamente dependiente no posee ningún alta especial, simplemente debe darse de alta en el régimen de autónomos general y podrá acogerse a cualquier modalidad de contratación.

El contrato del TRADE cuenta con algunas peculiaridades que lo diferencian de otros tipos de contrato laborales.

En primer lugar, el contrato debe ser registrado obligatoriamente en un plazo de 10 días hábiles.

El contenido de este contrato incluye elementos importantes como la duración, la identificación de las partes, los motivos por los que se inició dicho contrato, las vacaciones o la jornada.

Finalmente, un contrato de TRADE puede extinguirse por las siguientes causas:

  • Mutuo acuerdo entre el trabajador autónomo dependiente y la empresa.
  • Muerte, jubilación o invalidez del trabajador.
  • Voluntad del cliente, siempre que exista una causa justificada.
  • Desistimiento del TRADE, con el correspondiente preaviso a la empresa.
  • Ser víctima de violencia de género.
  • Otras causas legalmente establecidas.

Derechos laborales del TRADE

Hay que tener en cuenta, que los trabajadores autónomos dependientes poseen algunos derechos especiales que son diferentes a los de otros trabajadores.

Por ejemplo, algunos de esos derechos son las vacaciones (18 días hábiles), la indemnización por despido o la posibilidad de interrumpir la actividad profesional en ciertas situaciones especiales (algunas de estas circunstancias, a modo de ejemplo, son la incapacidad temporal, paternidad o maternidad, riesgo de salud, etc.).