Sujeto activo

El sujeto activo, en el ámbito de una relación jurídica, es una persona física o jurídica que tiene derecho a exigir el cumplimiento de una determinada obligación a otra persona, que será el sujeto pasivo.

Por lo tanto, el sujeto activo es titular de un derecho y surge en un vínculo jurídico entre dos partes (como puede ser un contrato) en contraposición a la figura del sujeto pasivo que será la persona que tiene que cumplir con la obligación.

Por ejemplo, si dos personas han firmado un contrato de compraventa de una vivienda, la persona que vende es el sujeto activo y el comprador será el sujeto pasivo que tiene la obligación de pagar la cantidad acordada.

El sujeto activo en otros ámbitos del derecho

El término de sujeto activo se emplea también en otros ámbitos del derecho de la siguiente forma:

  1. En relación con una deuda de dinero, por ejemplo cuando una entidad bancaria da un préstamo a un cliente, el sujeto activo corresponde con la figura del acreedor que será el banco y el sujeto pasivo, también denominado deudor, será el cliente.
  2. Dentro del ámbito tributario, en relación con los impuestos y las obligaciones fiscales, el sujeto activo (el Estado o la Administración Pública en su caso) será quien reclame el pago de los tributos legales.
  3. En Derecho Penal, la persona que realiza un acto delictivo se denomina sujeto activo de un delito.