Sociedad Limitada

La Sociedad de Responsabilidad Limitada, también conocida como Sociedad Limitada, SL o SRL, es un tipo de Sociedad Mercantil que viene regulada en la Ley de Sociedades de Capital y que se caracteriza principalmente por limitar la responsabilidad de sus socios al capital aportado.

Sociedad limitada

La Sociedad Limitada se caracteriza principalmente por limitar la responsabilidad de sus socios al capital aportado.

De esta manera, la Sociedad Limitada constituye una excelente manera de proteger el patrimonio personal de sus socios, que no responden con su patrimonio personal de las deudas que pudiera adquirir la compañía.

La Sociedad Limitada constituye uno de los tipos societarios más extendidos a lo largo del mundo, siendo especialmente utilizada por emprendedores.

¿Buscas abogado especialista en derecho mercantil?

Te ayudamos a encontrar abogado mercantilista de confianza en tu zona. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en toda España.

Buscar abogado mercantil

Escoge en qué zona de España quieres buscar abogado:

Buscar abogado

Características de las Sociedades Limitadas

Abreviatura y denominación

Todas las sociedades limitadas incluyen en su razón social, que es la denominación con la que constan inscritas en el Registro Mercantil, la abreviatura "SL" o "SRL".

Número de socios

A diferencia de otros tipos de sociedades, como las Sociedades Anónimas, es suficiente con una sola persona para la constitución de una SL, pudiendo ser tanto persona física como jurídica. En el caso de Sociedades Limitadas con un solo socio adoptarán la denominación de Sociedad Limitada Unipersonal.

Capital social mínimo

Se conforma por el dinero aportado por los socios a la compañía. En las Sociedades Limitadas, esta cantidad siempre debe ser superior a 3.000 euros, requisito indispensable para constituir la empresa.

Aportaciones de los socios

Generalmente, se dan en forma de dinero (dinerarias). No obstante, estas pueden consistir en cualquier otra cosa valorable económicamente, como pudiera ser un inmueble o maquinaria.

Las aportaciones de los socios se expresan en forma de participaciones sociales, de tal manera que a mayor número de participaciones por parte de un socio, mayor será su control sobre la empresa.

Domicilio social

El domicilio social o domicilio de la sociedad será el lugar en el que se encuentre ubicada la empresa.

Objeto social

El objeto social lo constituye la actividad o actividades a las que se va a dedicar la empresa. Por ejemplo, una un restaurante constituido como Sociedad Limitada tendría por objeto social la venta y preparación de productos alimenticios.

La sociedad de responsabilidad limitada (SL) es quizá el tipo societario más utilizado, por ser el preferido de las pequeñas y medianas empresas. Su capital social está dividido en participaciones y suelen estar formadas por un número reducido de socios, quienes tampoco responden personalmente de las deudas de la sociedad.

Las diferencias principales entre las sociedades anónimas y las sociedades limitadas consisten en que:

  1. El capital mínimo en una sociedad limitada es de 3.000 euros mientras que el capital mínimo en una sociedad anónima es de 60.000 euros.
  2. Las sociedades anónimas son abiertas (permiten más fácilmente la entrada de otros socios), mientras que las limitadas son cerradas (suelen condicionar la entrada de otros socios a la voluntad de los actuales socios de la sociedad), aunque esto se puede regular en los estatutos para que no sea así.
  3. Las sociedades anónimas tienen una normativa de aplicación más rígida, para mayor protección de sus acreedores, mientras que a las sociedades de responsabilidad limitada se les aplica una normativa más flexible, que sustituye aquellas mayores garantías de los acreedores por un régimen de mayores responsabilidades. Su régimen es así menos complejo y menos costoso que el de la SA.

Dejando a salvo estas diferencias esenciales, por lo demás podría decirse que hay una superposición de ambos tipos sociales.

José Antonio Ferrer, abogado especialista en mercantil y fundador de javea.legal

 Ventajas de las Sociedades Limitadas

  1. El régimen jurídico es bastante flexible, lo que permite respuestas veloces ante cambios adversos sin tener que llevar a cabo trámites complejos.
  2. Rápida constitución: como veremos luego, la Sociedad Limitada se puede llegar a constituir en unos pocos días, lo que permite manejar los diversos trámites burocráticos con una aparente sencillez.
  3. No requiere depender de terceros para su creación, siendo una sola persona número suficiente para su puesta en marcha y creación.
  4. Protección del patrimonio personal: cómo te expusimos al inicio, la responsabilidad de los socios llega hasta la cantidad aportada a la sociedad, quedando su patrimonio individual protegido.
  5. Las SL ofrecen una mejor figura financiera y profesional que un autónomo. Esto beneficia a los socios en su búsqueda de inversores, así como en algunos casos a la hora de acceder al crédito bancario.
  6. Menor pago de impuestos: las sociedades limitadas tributan por el Impuesto de Sociedades, aplicándose un tipo fijo del 25%. Esta cifra ofrece una gran ventaja, especialmente si la comparamos con la de los autónomos, cuyo tramo de pago del IRPF puede superar ampliamente ese porcentaje.

Desventajas de las Sociedades Limitadas

  1. La llevanza fiscal y contable de una SL es más compleja que la de un trabajador autónomo.
  2. Transmitir las participaciones sociales no es algo sencillo. Requiere de un procedimiento complejo y estas siempre se deben transmitir por escritura pública.
  3. La responsabilidad limitada en muchos casos no es tal. Esto se debe a que los acreedores, como puede ser un banco, antes de prestar su dinero pueden pedir una garantía personal, lo que pone en riesgo el patrimonio de los socios en caso de deudas.
  4. Otro inconveniente es la necesidad de reunir 3.000 euros para el capital social, lo cual supone una barrera de entrada para algunos emprendedores.

¿Buscas abogado especialista en derecho mercantil?

Te ayudamos a encontrar abogado mercantilista de confianza en tu zona. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en toda España.

Buscar abogado mercantil

Escoge en qué zona de España quieres buscar abogado:

Buscar abogado

¿Qué obligaciones y ventajas fiscales tiene una Sociedad Limitada?

Sin duda alguna, uno de los mayores dolores de cabeza que suele tener una Sociedad de Responsabilidad Limitada es el pago de impuestos, siendo bastante complejo.

Las obligaciones impositivas de la SL se pueden resumir en cuatro impuestos principales:

  1. Impuesto de Sociedades (IS): es un tributo al que tienen que hacer frente todas las sociedades que tengan su domicilio en España. Se caracteriza por grabar el beneficio neto obtenido a lo largo del año, que es resultado principal de restar los gastos a los beneficios brutos obtenidos. Como ya expusimos, es del 25%, lo que puede ser una importante ventaja fiscal si se dan elevadas facturaciones.
  2. Impuesto Sobre la Renta de Las Personas Físicas (IRPF): las Sociedades Limitada con trabajadores contratados o que subcontratan tareas a trabajadores autónomos, tienen la obligación de aplicar las retenciones sobre estos en concepto de IRPF.
  3. Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA): en España las prestaciones y entregas de productos, así como de servicios, están gravados por el IVA, de cuya liquidación tiene que hacerse cargo la Sociedad Limitada.
  4. Impuesto sobre Actividades Económicas (IAE): al igual que el IRPF, no se aplica a todas las empresas, ya que solo deben hacerle frente aquellas que facturan 1 millón o mas de euros.
  5. Otros impuestos: además de lo anterior, merece la pena destacar que en algunos casos hay que abonar otros como, por ejemplo, el IBI o el impuesto de basuras.

¿Cómo se crea una Sociedad Limitada?

El proceso de creación de una SL, requiere de una serie de pasos y trámites que se pueden realizar en unos pocos días.

Fundamentalmente hay dos pasos para su constitución:

  1. La escritura pública, la cual de ser firmada por un notario.
  2. La inscripción en el Registro Mercantil, que es el lugar donde constan inscritas todas las sociedades mercantiles.

Órganos de la Sociedad limitada

Las Sociedad Limitada, una vez creada, tiene que establecer una forma para tomar sus principales decisiones, así como un gobierno para propulsar hacia delante su proyecto de futuro.

Es por ello que la ley establece como imperativos la existencia de dos órganos: la Junta General y el Órgano de Administración.

Junta General

Es el órgano donde están presentes todos los socios, siendo la voz viva de estos. De esta manera, se encargará de alcanzar las principales decisiones sobre el rumbo a tomar y seguir por la empresa limitada, algunas de las cuales son:

  • Aprobación de las Cuentas Anuales.
  • Nombramiento así como remoción de los administradores.
  • La modificación de los estatutos sociales.
  • Las operaciones de aumento o reducción del capital social.
  • La disolución y la transformación de la sociedad.

Órgano de administración

Constituye el órgano gubernativo de la Sociedad, encargado de tomar las decisiones del día a día, así como de representar y obligar a esta frente a terceros.

Su función, sin duda alguna es trascendental, dependiendo el futuro de muchas empresas de lo bien o mal que lo haga este órgano.

Así mismo, recuerda, los administradores son nombrados por la Junta General, dependiendo de la confianza de los socios para continuar al mando.

¿Buscas abogado especialista en derecho mercantil?

Te ayudamos a encontrar abogado mercantilista de confianza en tu zona. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en toda España.

Buscar abogado mercantil

Escoge en qué zona de España quieres buscar abogado:

Buscar abogado