Siniestro total

El siniestro total es la afectación de la totalidad del interés asegurado. En las condiciones generales de las pólizas de seguros el concepto aparece como pérdida total, la cual se considera cuando el coste de reparación excede el valor actual del bien.

Siniestro total

El siniestro total de un vehículo se da cuando el costo de reparación de un vehículo siniestrado es superior a su valor medio de mercado.

La cobertura que ofrece la aseguradora depende del bien siniestrado y de las condiciones particulares pactadas en la póliza. Puede materializarse como una indemnización, reposición del bien o su valor, reembolso de gastos o pago por parte de la aseguradora.

Las cuestiones relativas al siniestro están especificadas en la Ley 50/1980, de Contrato de Seguro.

Especificaciones de la Ley de Contrato de Seguro sobre siniestros

A fin de que contar efectivamente con la cobertura del seguro en caso de siniestros, se deben cumplir los siguientes requisitos:

  • El siniestro debe ser comunicado a la aseguradora por el tomador del seguro, asegurado o beneficiario, dentro de los siete días de acaecido o conocido, excepto que la póliza establezca un plazo mayor. Además, dentro de los cinco días a partir de esta notificación, debe comunicar a la aseguradora la estimación de daños.
  • El tomador o asegurado deben ofrecer la mayor cantidad y calidad posible de información sobre las circunstancias y consecuencias del siniestro.
  • Además, debe haber tomado cuanto antes las medidas posibles para aminorar las consecuencias del siniestro.
  • La compañía aseguradora está obligada al pago de la prestación, excepto que el siniestro haya sido causado por mala fe del asegurado. También puede sustituir el pago por la reposición del bien siniestrado.

Siniestro total de vehículo: concepto e indemnización

El siniestro total de un coche puede darse en caso de incendio, robo o accidente de tráfico. La compañía de seguros está obligada a la reposición o reparación de los daños sufridos, o la indemnización.

Cuando el costo de reparación de un vehículo siniestrado es superior a su valor medio de mercado, la compañía de seguros suele declarar el siniestro total, aunque no exista destrucción material del mismo. Sin embargo, también se procede a esta declaración si el costo de las reparaciones supera en un 75 a 100% la cantidad asegurada.

La explicación se encuentra en las disposiciones del Código Civil y la Ley de Contrato de Seguro sobre enriquecimiento injusto. Si se procediera a la reparación, ello podría representar un enriquecimiento injusto al superar su cuantía el valor venal del vehículo.

También puede ocurrir que la sustitución de piezas o partes del vehículo lleve a un incremento de su valor respecto del que tenía antes del siniestro, con un beneficio para el titular.

Más allá de esto, las condiciones para la declaración de siniestro total figuran en las cláusulas particulares del contrato de seguros. A partir de esta declaración se ofrece al perjudicado una indemnización equivalente al valor venal. Este es el importe que obtendría el propietario del vehículo en el mercado de compraventa, dependiendo de su antigüedad y estado de conservación, en el momento anterior al siniestro.

También debe constar en el contrato si en caso de destrucción total el asegurado puede optar entre la indemnización o la reposición. 

Factores para el cálculo de la indemnización

En cuanto a la indemnización, deben distinguirse las siguientes situaciones: siniestro total por accidente con o sin culpa del asegurado, y aseguramiento contra todo riesgo o terceros.

  1. Siniestro total por culpa del asegurado. El importe de la indemnización se acuerda entre el asegurado y la empresa, siendo un dato clave el tipo de póliza contratada.
  2. Siniestro total sin culpa del asegurado. La responsable de la reposición o indemnización es la aseguradora del causante del accidente. El asegurado puede reclamar cualquiera de las dos opciones.

Según la doctrina, se ha establecido que cuando se declare siniestro total, la indemnización debe ser equivalente al valor venal del vehículo más una cantidad porcentual de recargo o de suplemento por riesgo o confianza conocida como valor de afección.

Otros supuestos de siniestro total

Siniestro total de vivienda

En ningún caso la cobertura de seguro puede cubrir daños sobre valores mobiliarios públicos o privados, efectos de comercio, billetes de banco, piedras y metales preciosos, objetos artísticos u otros objetos de valor.

Los seguros de hogar cubren dos aspectos: continente y contenido. El continente es la vivienda propiamente dicha, mientras que el contenido son los muebles y bienes que se encuentran en el hogar.

En el caso de un siniestro muy grave, como un incendio que implique la destrucción total, el continente es el valor de construcción de la casa vacía.

Siniestro total de bienes muebles

Los contratos de seguros de hogar cubren los siniestros que puedan ocurrir con el mobiliario bajo la figura del contenido. En general, se cubren daños causados por la energía eléctrica, como cortes o subidas de tensión, o tormentas. Además, en la mayoría de los casos se limitan a una línea de electrodomésticos.

La cobertura se explicita en las cláusulas particulares del contrato y puede ser una indemnización por daños, reparación o reposición, las cuales operan de la misma manera que en los vehículos. Es decir que, si el costo de reparación es superior al valor venal, se ofrece una indemnización equivalente a su precio de venta en el mercado en el momento anterior al siniestro.

Fuera del seguro de hogar existen seguros especiales como el de los teléfonos móviles, tabletas, ordenadores u otros equipos electrónicos. La mayoría de estos seguros cubre daños accidentales entre otros eventos. Dentro de dichos daños se consideran caídas accidentales, rotura de pantalla, derrame de líquidos, fallos en la batería u otros imprevistos.

Si el dispositivo sufre un siniestro total las compañías de seguros garantizan la reposición del mismo. En el caso de ordenadores, si el valor de la reparación es superior al costo del producto, se puede optar por la sustitución del equipo o la indemnización.

Fiscalidad de la indemnización por siniestro total

Según las normas del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), las indemnizaciones por pérdidas o siniestros se computarán como ganancias o pérdidas patrimoniales, por la diferencia entre la cantidad percibida y la parte proporcional del valor de adquisición que corresponda al daño.

Es decir, que solamente se computará como una ganancia patrimonial, cuando derive un aumento en el valor del patrimonio del contribuyente.

¿Buscas un abogado especialista en accidentes de tráfico?

Te ayudamos a encontrar abogado de confianza en tu ciudad, gratis y sin compromiso. Contamos con una amplia red de abogados colaboradores por toda España y en cualquier materia.

Tus datos serán cedidos únicamente a los abogados, despachos o marketplaces jurídicos con los que colaboramos para que puedan ayudarte. [Más información]

Recopilamos los datos para gestionar tu petición. Si aceptas, cederemos tus datos a los abogados, despachos o marketplaces jurídicos con los que colaboramos para que puedan ofrecer la mejor respuesta a tu solicitud. La base legal para ello será tu consentimiento. No cederemos tus datos en ningún otro caso, salvo obligación legal.

Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación y oposición, entre otros, mediante correo postal o electrónico según indican nuestras Condiciones de Uso y Privacidad.