Sentencia

Una sentencia es una resolución de carácter jurídico que expresa una decisión definitiva sobre un proceso penal. Es decir, la sentencia da por finalizado un litigio.

Según Wikipedia, “la sentencia es una resolución judicial dictada por un juez o tribunal que pone fin a la litis o causa penal”.

Así, el juez competente en función de su opinión y de las leyes, declara la condena o absolución del acusado y, en su caso, impondrá la pena que corresponda.

Clasificación de las sentencias

Las sentencias admiten varias clasificaciones en función de diversos aspectos. Algunas de las clasificaciones más destacadas son:

  1. Por la forma: sentencia escrita o sentencia oral (no siempre es posible, solo para algunos procesos).
  2. Según la posibilidad de impugnación: sentencia firme (no se puede interponer ningún recurso, es decir, no son recurribles) o sentencia recurrible o no firme (se puede interponer recurso).
  3. En función de su contenido y sus efectos: condenatorias (se le aplica una condena al acusado por ser culpable), absolutorias (el acusado es absuelto por falta de pruebas), determinativas o constitutivas (finalizan, crean o modifican una situación jurídica, por ejemplo en un divorcio o en una adopción), o declarativas.
  4. Por su instancia: sentencia de instancia única, sentencia de primera instancia, o sentencia de segunda o ulterior instancia.

Requisitos de una sentencia

En primer lugar, la sentencia debe dictarse en un período de tiempo determinado en función del procedimiento del que se trate.

Por otro lado, se exigen unos requisitos formales en las sentencias en cuanto al contenido diferenciando entre tres secciones: un encabezamiento o sección expositiva (con los datos identificativos de las partes, los abogados, los antecedentes penales, etc.), una parte considerativa (con los fundamentos de hecho y de derecho), y por último, la sección resolutiva (que contiene la decisión o fallo del juez).

Es obligatorio que la sentencia esté firmada directamente por el juez que la haya dictado.