Seguro de impago de alquiler

El impago del alquiler puede suponer un grave problema para el propietario. Para cubrir este riesgo, existe una opción magnífica como el seguro de impago de alquiler, que protege al dueño ante cualquier posible deuda de los inquilinos.

¿Qué cubre este seguro?

Esta opción está ganando cada vez más adeptos entre los arrendadores. Al margen de la defensa ante impagos, el seguro también defiende jurídicamente la vivienda alquilada y la protege ante daños vandálicos.

Impago de alquiler

Suele ser el motivo principal por lo que se contrata este seguro, ya que la compañía asume ese riesgo de impago.

De esta forma, en caso de que el inquilino dejara de asumir los pagos de la renta, sería la aseguradora quien se encargue de pagarla.

Defensa jurídica

Es otro de los puntos primordiales de este seguro. En caso de que el dueño tuviera que demandar al arrendatario, la aseguradora gestionaría y costearía la contratación de un abogado y procurador.

Esto también funcionaría de forma inversa, si el propietario fuera quien recibiese una demanda por parte del inquilino. Es decir, que la aseguradora también se encargaría de contratar la defensa jurídica.

Daños vandálicos

Puede darse la situación de que el inquilino cometa daños importantes en la vivienda o local. Esta situación es común en aquellas situaciones donde se ha expedido una demanda de desahucio.

Para cubrirse las espaldas, las aseguradoras incluyen en estos seguros una garantía que indemniza al propietario con una cantidad estipulada que repare los desperfectos. El monto suele rondar los 3.000 euros.

Estos daños vandálicos serán corroborado por un perito, que determinará si se han ocasionado sin mala intención. Ya que la aseguradora solo cubre daños ocasionados "a caso hecho".