Robo con fuerza

El robo con fuerza es un delito que consiste en dañar algún objeto material para apropiarse de algo que no le pertenece.

Robo con fuerza

El delito de robo con fuerza en las cosas consiste en dañar algún objeto material para apropiarse de algo que no le pertenece.

Regulación del robo con fuerza en las cosas

Este delito de robo con fuerza sobre las cosas se desarrolla en el artículo 238 del Código Penal español.

Son reos del delito de robo con fuerza en las cosas los que ejecuten el hecho cuando concurra alguna de las circunstancias siguientes:

1.º Escalamiento.

2.º Rompimiento de pared, techo o suelo, o fractura de puerta o ventana.

3.º Fractura de armarios, arcas u otra clase de muebles u objetos cerrados o sellados, o forzamiento de sus cerraduras o descubrimiento de sus claves para sustraer su contenido, sea en el lugar del robo o fuera del mismo.

4.º Uso de llaves falsas.

5.º Inutilización de sistemas específicos de alarma o guarda.

Artículo 238 del Código Penal

A diferencia de lo que ocurre con la modalidad del robo con violencia e intimidación, el robo con fuerza sobre las cosas es una peculiaridad única de nuestro sistema penal.

Actualmente, tras las últimas reformas del Código Penal, se debe tener en cuenta el empleo de los medios de fuerza tanto para acceder al lugar como para abandonarlo.

Los medios para ejercer fuerza sobre las cosas

Los medios de fuerza enumerados en el artículo 238 del Código Penal, han de entenderse normativamente y no en sentido general.

La fuerza en las cosas se remite al proceso de apoderamiento desde el punto de vista de que el bien está rodeado de medidas físicas de seguridad. Se trata de medios predispuestos para la protección de los bienes.

Así, la fuerza sobre las cosas se restringe solo a las modalidades exclusivas que establece el artículo 238:

  • Escalamiento.
  • Fractura. Puede ser tanto externa (pared, techo, suelo, puerta, ventana...) como interna (muebles, cerraduras, etc.). Se tiene en cuenta sobretodo el efecto final de que el elemento deje de cumplir con la función de cierre.
  • Uso de llaves falsas. Puede ser cualquier instrumento de apertura con forma y funcionalidad de llave (artículo 239 del Código Penal).
  • Se contemplan también los medios de cierre no materiales (como las alarmas de sonido, audiovisuales, etc.).

¿Buscas abogado especialista en derecho penal?

Te ayudamos a encontrar abogado penalista de confianza en tu zona. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en toda España.

Buscar abogado penalista

Escoge en qué zona de España quieres buscar abogado:

Buscar abogado

Referencias