Revolving

El revolving es una modalidad de pago de préstamos que consiste en la devolución aplazada de las deudas contraídas. Es decir, una entidad financiera permite a un cliente gastar una cantidad de dinero concreta pudiendo el cliente aplazar el pago y devolverlo por cuotas.

Además, a medida que vas abonando la devolución de la deuda por cuotas, el importe correspondiente a esas cuotas se vuelve a convertir en préstamo porque automáticamente se puede volver a gastar y utilizar en cualquier momento.

El modo revolving puede darse en forma de crédito revolving o de tarjeta revolving. Por norma general, el crédito suele ir asociado con una tarjeta.

Por lo tanto, los principales inconvenientes de estos productos financieros son:

  • Intereses excesivos que pueden ser incluso mayores al 20% y que en muchas ocasiones se consideran abusivos.
  • El carácter rotativo del crédito que supone la reutilización del dinero según se va saldando la deuda. Esto puede provocar que una deuda pequeña se convierta en un gran endeudamiento difícil de reducir.

Por estos motivos, varias sentencias del Tribunal Supremo han anulado créditos y tarjetas revolving por ser usureros (se consideran usura) y por contener unos intereses abusivos. Si se anula un crédito de revolving se podrá reclamar la recuperación del dinero pagado de más por intereses.