Renta activa de inserción

La Renta Activa de Inserción (RAI) es una ayuda a desempleados con dificultades para reinsertarse laboralmente. Este subsidio es no contributivo y solo se aplica con el cumplimiento de ciertos requisitos según el tipo de colectivo al que pertenezca. Tiene una duración máxima de 11 meses y se puede percibir este beneficio 3 veces.

¿Quiénes pueden recibir la renta activa de inserción?

Este subsidio, que tiene por finalidad ayudar a quienes se encuentran en una situación vulnerable por la dificultad para encontrar trabajo, alcanza a cuatro colectivos diferentes.

1. Desempleados de larga duración

En este colectivo los requisitos legales para percibir la RAI son:

  • Ser mayor de 45 años de edad.
  • No tener el derecho de cobro de otras prestaciones por desempleo o renta agraria.
  • Haber percibido con anterioridad el subsidio por desempleo.
  • Si ya se ha percibido este beneficio debe haber transcurrido 365 días naturales desde el último cobro.
  • Acreditar la inscripción en la oficina de empleo durante 12 meses.
  • Demostrar a la Agencia Pública de Empleo 3 búsquedas activas de trabajo.

2. Personas emigrantes retornados

En el caso de las personas emigrantes que han retornado al país y tienen dificultades para insertarse en el mercado laboral, los requisitos son:

  • Ser mayor de 45 años.
  • No tener posibilidad de percibir el subsidio o la prestación por desempleo.
  • Estar inscripto en la agencia de empleo.
  • Haber transcurrido un año desde la última percepción de la renta activa de inserción, si la hubiera cobrado previamente.
  • Demostrar que ha trabajado en el país al cual emigró por un periodo de 6 meses.
  • Haber regresado al país dentro de los 12 meses previos a la solicitud de la RAI.

3. Personas víctimas de violencia de género

Las víctimas de violencia doméstica o de género también tienen derecho a solicitar este subsidio. La diferencia con otros colectivos es que no necesitan dejar un año intermedio entre una RAI y otra. Pueden percibir la ayuda durante 33 meses seguidos y los requisitos son:

  • Ser personas inscritas en la oficina de empleo en carácter de demandantes.
  • Presentar la certificación correspondiente que acredite su condición de víctima de violencia de género o violencia doméstica.

4. Personas con discapacidad

Para el colectivo de personas con discapacidad también se fija la opción de percibir este beneficio durante 3 periodos seguidos sin interrupción. Se establecen los siguientes requisitos:

  • Una certificación que acredite un grado igual o superior al 33% de discapacidad.
  • No tener el derecho a percibir otros subsidios o prestaciones de desempleo.
  • Que se haya extinguido la prestación contributiva por desempleo, excepto aquellos casos cuya extinción se produjo por una sanción.
  • Durante los últimos 12 meses o más mantener de manera ininterrumpida la condición de demandante de empleo.
  • Acreditar que se ha buscado trabajo al menos 3 veces.

Requisitos generales

Independientemente de las particularidades de cada colectivo al que alcanza la renta activa de inserción laboral, todos deben cumplir con las siguientes condiciones:

  1. No tener la edad legal para acceder al régimen jubilatorio.
  2. Ser personas en condición de desempleo inscritas como demandantes.
  3. Los desempleados solicitantes que formen parte de una unidad familiar no podrán tener ingresos familiares superiores al 75% del SMI. El cálculo consiste en sumar todos los ingresos y dividirlos por la cantidad de integrantes de la familia.
  4. No haber percibido el beneficio de la renta activa de inserción 3 veces, que es el máximo permitido.

Duración y cuantía de la Renta activa de inserción

La duración de esta ayuda económica para los desempleados con dificultades para reinsertarse al trabajo es de 11 meses.

Cada beneficiario puede percibir hasta 3 períodos alternados, con excepción de las personas con discapacidad o víctimas de violencia de género que pueden cobrar sin discontinuidad.

La cuantía a percibir es el 80% del IPREM. Se paga de forma mensual en la cuenta bancaria en la que el beneficiario es titular.

¿Quiénes no tienen derecho a la RAI?

En principio, no tienen acceso a la renta activa de inserción los que se encuentren fuera de los colectivos mencionados. Tampoco podrán obtener el beneficio:

  • Desempleados que estén percibiendo otra prestación o subsidio de la Seguridad Social.
  • Las víctimas de violencia de género que cobren otro tipo de ayudas destinadas a ese colectivo.
  • Las personas que se encuentren privadas de su libertad.

¿Cómo se solicita?

Una vez que se ha verificado que se cumple con todos los requisitos generales y específicos, se da inicio al trámite por cualquiera de las vías disponibles.

  • En la Sede Electrónica del SEPE.
  • Solicitar una cita previa en la sede electrónica y finalizar el trámite en la oficina de prestaciones.
  • Por correo administrativo.
  • En las oficinas de registro público.

Para su inscripción será necesario contar con toda la documentación requerida:

  1. El modelo de solicitud.
  2. Documento de solicitante e integrantes de la unidad familiar.
  3. Datos de cuenta bancaria donde se percibirá la renta activa de inserción.
  4. El libro de familia o la certificación de nacimiento.
  5. Justificante de rentas, solo si lo solicita la entidad gestora.
  6. Los documentos necesarios en cada colectivo para acreditar esa condición.

La renta activa de inserción se cobra con efecto al día siguiente de la fecha de solicitud.

Resumen y conclusiones

La renta activa de inserción es un subsidio económico equivalente al 80% del IPREM para las personas desempleadas con inconvenientes para conseguir trabajo y con problemas económicos.

Está destinada a 4 colectivos específicos: desempleados de larga duración, emigrantes retornados, víctimas de violencia de género, personas con discapacidad.

Los requisitos legales se pueden clasificar en generales, que son aplicables a todos los colectivos, y específicos de cada grupo. Básicamente es necesario que los beneficiarios se encuentren inscritos como demandantes de empleo, que no estén en edad de jubilarse y que no perciban un ingreso familiar superior al 75% del SMI.

Para quien se encuentra en esta situación debe consultar con un abogado especializado en el tema, quien lo puede asesorar para recabar la documentación necesaria y solicitar la renta activa de inserción.