Recurso contencioso administrativo

El recurso contencioso-administrativo es un procedimiento judicial utilizado para contradecir disposiciones generales o actos expresos o presuntos de la Administración Pública, ya sea central, autonómica o local.

Recurso contencioso administrativo

El recurso contencioso-administrativo es un procedimiento judicial utilizado para contradecir disposiciones generales o actos de la Administración Pública.

¿Dónde se regula el recurso contencioso-administrativo?

La base legal del recurso contencioso-administrativo se encuentra en la Ley 29/1998, de 13 de julio, reguladora de la Jurisdicción Contencioso-administrativa. Concretamente, en su Título III (objeto del recurso contencioso-administrativo) se encuentran las nociones más importantes a tener en cuenta sobre este procedimiento judicial.

¿Qué actividad administrativa es impugnable ante este recurso?

A tenor del artículo 25 de la Ley de Jurisdicción Contencioso-administrativa, se dice lo siguiente acerca de la actividad administrativa impugnable:

 1. El recurso contencioso-administrativo es admisible en relación con las disposiciones de carácter general y con los actos expresos y presuntos de la Administración pública que pongan fin a la vía administrativa, ya sean definitivos o de trámite, si estos últimos deciden directa o indirectamente el fondo del asunto, determinan la imposibilidad de continuar el procedimiento, producen indefensión o perjuicio irreparable a derechos o intereses legítimos.

2. También es admisible el recurso contra la inactividad de la Administración y contra sus actuaciones materiales que constituyan vía de hecho, en los términos establecidos en esta Ley.

Artículo 25 de la Ley de Jurisdicción Contencioso-administrativa

¿Cómo juzgarán los órganos contencioso-administrativo ante el recurso?

Toda pretensión que llegue a estos órganos jurisdiccionales, se tramitará siguiendo las indicaciones que se presentan en el artículo 33 de la Ley de Jurisdicción Contencioso-administrativa:

1. Los órganos del orden jurisdiccional contencioso-administrativo juzgarán dentro del límite de las pretensiones formuladas por las partes y de los motivos que fundamenten el recurso y la oposición.

2. Si el Juez o Tribunal, al dictar sentencia, estimare que la cuestión sometida a su conocimiento pudiera no haber sido apreciada debidamente por las partes, por existir en apariencia otros motivos susceptibles de fundar el recurso o la oposición, lo someterá a aquéllas mediante providencia en que, advirtiendo que no se prejuzga el fallo definitivo, los expondrá y concederá a los interesados un plazo común de diez días para que formulen las alegaciones que estimen oportunas, con suspensión del plazo para pronunciar el fallo. Contra la expresada providencia no cabrá recurso alguno.

3. Esto mismo se observará si, impugnados directamente determinados preceptos de una disposición general, el Tribunal entendiera necesario extender el enjuiciamiento a otros de la misma disposición por razones de conexión o consecuencia con los preceptos recurridos.

Artículo 33 de la Ley de Jurisdicción Contencioso-administrativa

¿Cómo se calculará la cuantía correspondiente al recurso contencioso-administrativo?

Para la determinación del montante que suponga la interposición de un recurso contencioso-administrativo, se habrá de atender a las indicaciones recogidas en el precepto número 40 de la Ley de Jurisdicción Contencioso-administrativa:

1. El Secretario judicial fijará la cuantía del recurso contencioso-administrativo una vez formulados los escritos de demanda y contestación, en los que las partes podrán exponer, por medio de otro sí, su parecer al respecto.

2. Cuando así no se hiciere, el Secretario judicial requerirá al demandante para que fije la cuantía, concediéndole al efecto un plazo no superior a diez días, transcurrido el cual sin haberlo realizado se estará a la que fije el Secretario judicial, previa audiencia del demandado.

3. Cuando el demandado no estuviere de acuerdo con la cuantía fijada por el demandante, lo expondrá por escrito dentro del término de diez días, resolviendo el Secretario judicial lo procedente. En este caso el Juez o Tribunal, en la sentencia, resolverá definitivamente la cuestión.

4. La parte perjudicada por la resolución prevista en el apartado anterior podrá fundar el recurso de queja en la indebida determinación de la cuantía si por causa de ésta no se tuviere por preparado el recurso de casación o no se admitiera el recurso de casación para la unificación de doctrina o el de apelación.

Artículo 40 de la Ley de Jurisdicción Contencioso-administrativa

¿Puede una Administración Pública interponer un recurso frente a otra?

Por norma general, una Administración Pública no podrá interponer un recurso contencioso-administrativo frente a otra.

No obstante, la Ley en cuestión, contempla una excepción en su artículo 44:

1. En los litigios entre Administraciones públicas no cabrá interponer recurso en vía administrativa. No obstante, cuando una Administración interponga recurso contencioso-administrativo contra otra, podrá requerirla previamente para que derogue la disposición, anule o revoque el acto, haga cesar o modifique la actuación material, o inicie la actividad a que esté obligada.

Artículo 44.1 de la Ley de Jurisdicción Contencioso-administrativa

¿Qué plazos hay que tener en cuenta para interponer un recurso contencioso-administrativo?

Normalmente, el plazo para interponer recurso contencioso-administrativo es de dos meses, computados desde el día siguiente al de la publicación de la disposición impugnada o al de la notificación o publicación del acto que ponga fin a la vía administrativa, si fuera expreso.

Sin embargo, si el plazo no fuera expreso, el plazo será de seis meses.

¿Buscas un abogado especialista en interposición de recursos contencioso administrativos?

Te ayudamos a encontrar abogado administrativo de confianza en tu ciudad, gratis y sin compromiso. Contamos con una amplia red de abogados colaboradores por toda España y en cualquier materia.

Tus datos serán cedidos únicamente a los abogados, despachos o marketplaces jurídicos con los que colaboramos para que puedan ayudarte. [Más información]

Recopilamos los datos para gestionar tu petición. Si aceptas, cederemos tus datos a los abogados, despachos o marketplaces jurídicos con los que colaboramos para que puedan ofrecer la mejor respuesta a tu solicitud. La base legal para ello será tu consentimiento. No cederemos tus datos en ningún otro caso, salvo obligación legal.

Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación y oposición, entre otros, mediante correo postal o electrónico según indican nuestras Condiciones de Uso y Privacidad.