Querella

La querella es la declaración escrita de una persona poniendo en conocimiento del Juez la concurrencia de unos hechos determinados que pueden constituir delito.

Regulada en los artículos 270 a 281 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, la querella es el acto mediante el cual, una persona comunica a un órgano judicial la existencia de unos hechos presuntamente delictivos, al tiempo que expresa su voluntad de mostrarse parte en el proceso que solicita se inicie.

A diferencia de la denuncia, la querella no es puesta en conocimiento de la Policía o la Guardia Civil, si no que la interponemos directamente ante el juzgado competente para ello.

Arturo González, abogado penalista en Dexia Abogados

La persona que presenta la querella se conoce como querellante.

Aquel contra quien se presenta la querella es el querellado.

Querella

El Juez será el encargado de decidir si admite o no la tramitación de la querella dependiendo de cada caso concreto.

¿Quiénes son las partes en la querella?

Podemos distinguir entre parte acusadora y parte acusada. Dcentro de cada parte podemos encontrar las siguientes figuras:

Parte acusadora

Fiscal

El Fiscal puede ser parte acusadora en:

  • Delitos NO reservados a querella privada por injuria y calumnia, es decir prácticamente todos los delitos.
  • Delitos en los que el ofendido sea un menor de edad o con discapacidad necesitada de especial protección o desvalida.

Acusador particular

Es la persona ofendida por el hecho delictivo.

Aunque sea parte el Ministerio Fiscal, puede existir una parte acusadora, acusador particular.

Acusador privado

Es la persona ofendida por los delitos de injuria y calumnia.

El perdón del ofendido extingue la acción penal y el archivo del procedimiento.

Podrán ser querellantes, como acusador particular o privado, todos los ciudadanos españoles y los extranjeros perjudicados.

El Tribunal Supremo y Tribunal Constitucional coinciden en extender el término "ciudadanos" a las personas físicas y jurídicas.

Acusador popular

Es la persona no ofendida o perjudicada por los hechos delictivos pero que interviene en el proceso penal solicitando una pena para el autor.

Sólo las personas físicas o jurídicas españolas pueden intervenir como acusación popular.

Acusador civil

Es la persona que solicita la reparación del daño causado o la indemnización correspondiente.

Parte acusada

Investigado o imputado

El investigado o imputado es el presunto autor de los hechos delictivos.

Responsable civil

Es la persona civilmente responsable de los hechos delictivos (autores y cómplices).

Clases de querella

Se distinguen dos clases de querella:

Querella privada

Es la presentada por el particular ofendido por el delito.

Hay delitos que solo son perseguibles si se presenta querella por el perjudicado, como el delito de calumnias e injurias.

Querella pública

Es la presentada por el Ministerio Fiscal en defensa de la legalidad.

Tipos de delitos objeto de querella

Delitos públicos

Los delitos públicos son aquellos que afectan al orden público, por ejemplo un asesinato.

Estos delitos son perseguibles de oficio, es decir la justicia actuará en el momento que tenga conocimiento del hecho delictivo. Por tanto, no es necesaria ni la denuncia ni la querella.

Ahora bien, la persona ofendida por un delito público podrá intervenir como acusación particular.

Delitos semipúblicos o semiprivados

En este tipo de delitos, el ofendido puede o no presentar querella.

Si presenta querella como acusación particular, se inician las actuaciones correspondientes. Si no presenta querella, para que se inicien las actuaciones penales, será preciso que haya denuncia del hecho delictivo.

Son, entre otros, delitos semipúblicos o semiprivados:

  • Acosos
  • Agresiones
  • Abusos sexuales
  • Abandono familiar

Por ejemplo, en caso de abusos sexuales, el perjudicado no tiene que presentar querella, pero sí es preciso denuncia para que el delito sea perseguido por la justicia.

Delitos privados

Son los delitos que solo pueden ser perseguidos por la justicia cuando la persona perjudicada presenta querella.

La querella es el único modo de iniciar las actuaciones judiciales.

Excepción: Cuando el perjudicado sea un funcionario público, autoridad o agente de la autoridad y la injuria o calumnia sea referente al desempeño de sus funciones, sí se perseguirá de oficio.

La injuria o calumnia son delitos privados.

Requisitos para la validez de la querella

  1. Intervención de Procurador y Abogado. La querella se presentará siempre por medio de procurador con poder bastante y deberá estar firmada por un abogado.
  2. Presentación por escrito, en el que se indicará:
    • El Juez o Tribunal ante quien se presente. Será competente el Juzgado de Instrucción del lugar donde se cometió el delito. La querella por lo tanto no se presenta ni ante la Policía ni ante la Guardia Civil.
    • El nombre, apellidos y domicilio del querellante
    • El nombre, apellidos y domicilio del querellado. Si se ignoran, se indicarán las señas del querellado que mejor puedan darlos a conocer.
    • La relación circunstanciada y fechada de los hechos ocurridos.
    • Las diligencias que se solicitan para comprobar los hechos.
    • Petición de que se admita la querella, indicando las medidas cautelares que se solicitan, como:
      • Detención y prisión del presunto culpable.
      • Exigencia de fianza de libertad provisional.
      • Embargo de bienes, en los casos que proceda.
    • Firma del querellante o del Procurador, así como del Abogado defensor del querellante.
  3. Presentación de los documentos o pruebas en las que el querellante basa la querella o indicación de dónde pueden encontrarse.
  4. Certificación que acredite haberse celebrado o intentado el acto de conciliación entre querellante y querellado, cuando el delito sea de calumnia e injuria.
  5. El particular querellante prestará fianza de la clase y cuantía que fije el Juez o Tribunal para responder del resultado del juicio. Están excluidos de esta obligación el ofendido y sus herederos (acusación particular). Es decir, será exigible la fianza únicamente para el acusador popular.

La primera piedra en un pleito civil es la demanda. La primera piedra de un pleito penal para cuando uno quiere constituirse como acusación particular / perjudicado, es la querella.

Empezar con un buen escrito de querella es fundamental para llegar a obtener el éxito en el procedimiento. Analizar los hechos y los delitos cometidos, así como respetar los requisitos procedimentales, es garantía de éxito y ayuda a evitar sorpresas futuras como una eventual inadmisión de la querella.

Santiago Escalas, abogado penalista en Sierra Abogados

Diferencias entre la querella y la denuncia

La querella y la denuncia son actos procesales mediante los cuales se da a conocer la existencia de unos hechos presuntamente delictivos.

Ahora bien, la denuncia y la querella presentan varias diferencias:

  1. La denuncia es un deber, la querella es un derecho. Es decir, toda persona que presencia la comisión de un delito está obligado a denunciar los hechos. Sin embargo, la querella es un derecho para el ofendido por un delito.
  2. La denuncia es una mera declaración de conocimiento (el denunciante no forma parte del proceso), la querella es una declaración de conocimiento y voluntad (el querellante sí forma parte del proceso).
  3. La denuncia no está sujeta a formalidades. Puede hacerse de palabra, incluso de forma anónima. La querella debe cumplir unos requisitos formales, necesariamente por escrito.
  4. La denuncia puede presentarse ante la Policía y sin abogado. La querella debe presentarse ante el Juzgado de Instrucción competente y se requiere Abogado y Procurador.
  5. La denuncia no lleva aparejadas obligaciones posteriores para el denunciante. La querella sí implica obligaciones posteriores para el querellante.
  6. El denunciante se desliga del procedimiento. El querellante es parte del procedimiento.