Home » Derecho Penal » Querella

Querella

La querella es una declaración o acusación que efectúa una persona mediante la cual se notifica a un Juez la concurrencia de unos sucesos determinados que se piensa que pueden ser propios de un delito.

Según la RAE, se trata de un “acto por el que el fiscal o un particular ejercen ante un juez o un tribunal la acción penal contra quienes se estiman responsables de un delito”.

En esa declaración por escrito la persona que la efectúa (denominada querellante) expresa la voluntad de formar parte del procedimiento (si así procediese) como parte acusadora. Es por ello que, en Wikipedia, se define la querella como “la forma por la cual un particular ejerce la acción penal y se vuelve parte de un proceso penal”.

Se distingue entre dos clases de querella en función de quien la efectúe:

  1. Querella privada, es la efectuada por un particular que debe ser la persona que directamente ha sido ofendida por el delito.
  2. La querella pública, interpuesta por el Ministerio Fiscal en defensa de la legalidad (por ejemplo por un delito público).

Por lo tanto, en la querella se pueden declarar tanto delitos privados como públicos, y será el Juez quien decida en cada caso si se admite o no la tramitación de la querella.

A continuación, mediante la explicación de las diferencias que existen entre el concepto de denuncia y la querella se aclaran otros aspectos claves a tener en cuenta sobre la querella.

Diferencia entre querella y denuncia

Aunque sean términos que en principio pueden asimilarse bastante, en la práctica son muy diversos y poseen varias cualidades que les diferencia y que ayudan a comprender mejor cada uno de ellos:

  1. En primer lugar, hay que decir que generalmente la denuncia constituye un deber para los ciudadanos, mientras que la querella es un derecho.
  2. En la querella la persona que declara pasa a formar parte del proceso penal (es una declaración de conocimiento y de voluntad), mientras que en el otro caso el denunciante no interviene en la parte acusadora durante el procedimiento penal (solo es una declaración de conocimiento).
  3. Por lo tanto, en relación con las dos anteriores, dichos conceptos poseen efectos diferentes. La persona que realiza la querella puede tener obligaciones posteriores y también derecho al desistimiento (no participar en actividades posteriores relativas al proceso penal), mientras que el denunciante no.   
  4. La denuncia puede declararse por escrito o de palabra y la querella debe presentarse obligatoriamente por escrito.
  5. Es un requisito de la querella que se presente ante el Juez de instrucción competente. La denuncia basta con presentarla ante la policía, el juez o el Ministerio Fiscal.
  6. En la querella se requiere de Abogado y Procurador y para la denuncia no es necesario ninguno de ellos.

Por lo tanto, podemos concluir que la querella requiere del cumplimiento de una serie de formalidades que, por el contrario, no son necesarias en la denuncia.

Concretamente, para la presentación de la querella se necesita que en el escrito figuren los siguientes aspectos: datos de identificación tanto del querellante como del querellado, el Juez al que se dirige la querella, una descripción de los hechos (más documentos y pruebas del mismo), los procedimientos a realizar para comprobar ese hecho, más una petición de que se cumpla y tramite todo lo dispuesto anteriormente, y la firma del querellante.