Prestaciones accesorias

​​Las prestaciones accesorias constituyen un tipo de prestación social, es decir, son obligaciones asumidas por el socio o los socios en favor de la sociedad. Las mismas pueden pactarse en la escritura social o en los estatutos de las sociedades, con independencia de las aportaciones que integran el capital social.

Dichas prestaciones, de carácter accesorio, incrementan el patrimonio de la sociedad y pueden ser tanto dinerarias como no dinerarias.

¿Buscas abogado especialista en derecho mercantil?

Te ayudamos a encontrar abogado mercantilista de confianza en tu zona. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en toda España.

Buscar abogado mercantil

Escoge en qué zona de España quieres buscar abogado:

Consultar abogado

¿Qué son las prestaciones accesorias?

Las prestaciones accesorias son aquellas obligaciones sociales que pueden asumir voluntariamente uno o varios socios de una sociedad de capital en beneficio de esta. Las mismas suelen especificarse de forma preventiva en el contrato social o en los estatutos y su propósito es conseguir una mayor implicación de los socios en el devenir de la sociedad, más allá de adoptar una posición de inversor.

Las prestaciones accesorias pueden traducirse en la obligación de financiar a la sociedad mediante un préstamo concreto, en ofrecerle asesoramiento profesional, en avalar, o bien en que varios socios claves pongan su conocimiento o su imagen al servicio de la sociedad.

¿Dónde se regulan las prestaciones accesorias?

En sus antecedentes, que se remontan al Derecho mercantil alemán de finales del siglo XIX, el debate respecto a las obligaciones de los socios sólo competía a las sociedades limitadas. Pero al poco tiempo, esto se incorporó en el ordenamiento español y también a las sociedades anónimas.

En la actualidad, las prestaciones accesorias encuentran su regulación en la Ley 2/1995 de Sociedades de Responsabilidad Limitada (LSRL), la Ley de Sociedades Anónimas (LSA) y los artículos 86 y ss. del texto refundido de la Ley de Sociedades de Capital (LSC).

En esta última, se establece que las prestaciones accesorias tienen un carácter estatutario, por tanto, pueden fijarse previamente en los estatutos de la escritura de constitución, indicando su contenido y determinando de antemano si son gratuitas o si dependen de una retribución, así como las eventuales sanciones por su incumplimiento.

En los estatutos también se pueden especificar si son obligatorias para todos o sólo para algunos de los socios.

1. En los estatutos de las sociedades de capital podrán establecerse prestaciones accesorias distintas de las aportaciones, expresando su contenido concreto y determinado y si se han de realizar gratuitamente o mediante retribución, así como las eventuales cláusulas penales inherentes a su incumplimiento.

2. En ningún caso las prestaciones accesorias podrán integrar el capital social.

3. Los estatutos podrán establecerlas con carácter obligatorio para todos o algunos de los socios o vincular la obligación de realizar las prestaciones accesorias a la titularidad de una o varias participaciones sociales o acciones concretamente determinadas.

Artículo 86 de la Ley de Sociedades de Capital

Características de las prestaciones accesorias

Estas son las características principales de las prestaciones accesorias:

Carácter estatutario

Han de figurar en los estatutos sociales de tal manera que sean determinadas o determinables. De lo contrario, se trataría de una relación jurídica independiente entre socio y sociedad en lugar de una prestación accesoria.

La constancia de las prestaciones accesorias en los estatutos asegura la protección de los intereses de los socios y también de los terceros.

Carácter potestativo

Quienes están obligados a efectuar las prestaciones accesorias son los titulares de las acciones que llevan aparejadas tales prestaciones. De esta manera, en caso de que las mismas sean transmitidas, el adquirente también obtiene la prestación accesoria vinculada a la misma.

Carácter accesorio

Este tipo de prestaciones se caracterizan por ser accesorias a la condición de socio en la sociedad anónima, por tanto, son diferentes a las aportaciones de capital. Además, constituyen una obligación jurídica accesoria a la obligación de realizar las aportaciones sociales.

Su contenido debe ser concreto y determinado

Las prestaciones accesorias deben ser siempre específicas y con causa diferente al deber de lealtad del socio. En este sentido, han de incluir lo siguiente:

  • Contenido.
  • Régimen de las prestaciones accesorias.
  • Carácter gratuito o la forma de su retribución.
  • Acciones/participaciones que llevan aparejadas la obligación de llevarlas a cabo.
  • Consecuencias de su incumplimiento.
  • Eventuales cláusulas penales aplicables.

Requieren el consentimiento individual del accionista

Tanto en la creación de las mismas como al constituirse la sociedad, mediante la unanimidad de los socios o a través de la modificación estatutaria aunada a la mayoría requerida.

¿Cuál es la duración de las prestaciones accesorias?

De acuerdo a la doctrina, si no se establece una duración determinada, el límite temporal vendrá impuesto tomando en consideración alguno de estos tres aspectos:

  1. La duración de la sociedad.
  2. La permanencia del socio en la sociedad.
  3. Las reglas del contrato al que pertenezca la prestación accesoria.

¿Qué ocurre en caso de transmisión de las participaciones o acciones con prestaciones accesorias?

En lo que respecta a la transmisión de las participaciones, será necesario el consentimiento del socio que se obliga y el acuerdo mayoritario de la Junta General, en las S.L. según el artículo 88 de LSC. En las S.A. en cambio, corresponderá a los administradores.

En cualquiera de los casos, si tras dos meses de haberse hecho la solicitud de la autorización no se ha recibido una respuesta de la sociedad, se considerará que dicha autorización ha sido otorgada.

Ahora bien, en caso de que uno de los socios desee vender su participación social, quien las adquiera quedará obligado a cumplir las obligaciones estipuladas en las prestaciones accesorias, las cuales deben ser consentidas por el socio y por la Junta General, debido a su carácter personal.

¿Qué ocurre si uno de los socios incumple el contenido de las prestaciones accesorias?

Las cláusulas estatutarias relativas a las prestaciones accesorias deben ir acompañadas de un contrato entre socio y sociedad, en el que se regulan los derechos y obligaciones de ambas partes. De esta manera, quedarán sujetos a lo establecido en el mismo y a las normas de cumplimiento de los contratos (Código Civil).

El incumplimiento voluntario de una prestación accesoria es motivo suficiente para expulsar al socio responsable, conforme a lo establecido en el artículo 350 de la Ley de Sociedades de Capital.

En este sentido, toda sociedad de responsabilidad limitada podrá excluir al socio que incumpla, de manera voluntaria, la obligación de realizar prestaciones accesorias. Como medida de defensa, también es posible pactar la expulsión por incumplimiento debido a causas no imputables al socio.

Por su lado, las sociedades anónimas también podrán establecer estatutariamente causas de exclusión en caso de incumplimiento.

La sociedad, a su vez, tendrá la posibilidad de optar por no excluir al socio y, en cambio, exigir el cumplimiento de la prestación, además de la indemnización por daños y perjuicios causados. En el caso de que las hubiera, también está en el derecho de exigir el abono de las cantidades dinerarias estipuladas en las cláusulas penales.

¿Buscas abogado especialista en derecho mercantil?

Te ayudamos a encontrar abogado mercantilista de confianza en tu zona. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en toda España.

Buscar abogado mercantil

Escoge en qué zona de España quieres buscar abogado:

Consultar abogado