Prescripción de deudas

La prescripción de deudas es un modo de extinguir la acción para reclamar una deuda por haber transcurrido el plazo que establece la ley en cada caso sin haber intentado el cobro de la deuda. La prescripción extingue la acción para reclamar, no la deuda en sí, y está sujeta al cumplimiento de una serie de requisitos.
Ideas clave
  • La prescripción de deudas es un tipo de prescripción extintiva, porque el efecto del transcurso del tiempo es la extinción de la acción.
  • La prescripción no extingue la deuda, sino la acción para reclamarla.
  • No puede ser apreciada de oficio por los tribunales, sino como consecuencia de la alegación del deudor.
  • Algunas acciones son imprescriptibles y no se extinguen nunca.
  • El plazo de prescripción en cada caso depende de la naturaleza y el origen de la deuda.
  • No hay prescripción de deudas si el acreedor ha intentado su cobro durante el transcurso del plazo o si el deudor ha reconocido la deuda.
  • El plazo de prescripción de la deuda puede ser interrumpido por actos del acreedor o del deudor.

¿Quieres cancelar tus deudas?

Te ponemos en contacto con abogados especialistas en la Ley de la Segunda Oportunidad para que puedas consultar gratuitamente si puedes cancelar tus deudas.

Pedir consulta gratis

¿Qué es la prescripción de deudas?

La prescripción de deudas supone la extinción por el transcurso del tiempo de la acción para reclamar una deuda. 

Es un mecanismo del ordenamiento para otorgar seguridad jurídica a los negocios, ya que limita las opciones del acreedor para reclamar el cumplimiento de una obligación. De otro modo, la posibilidad de reclamar una deuda existiría siempre, y ello crearía dificultades en el tráfico jurídico, entre otros motivos, por las dudas sobre el origen y la propia existencia de una deuda contraída mucho tiempo atrás.

Para que pueda operar la prescripción de la deuda, es necesario que se cumplan los requisitos legales y que el plazo de prescripción no se interrumpa por actos realizados por el acreedor o por el deudor.

El transcurso del plazo establecido en cada caso extingue la acción para reclamar, pero no la deuda, y el tiempo exigido depende de la naturaleza y el origen de la deuda en cada caso concreto.

La mayor dificultad a la hora de aplicar la prescripción de la deuda es la determinación de la naturaleza exacta de la deuda, que es esencial para saber cuál es el plazo de prescripción aplicable en ese caso concreto.

¿Dónde se regula la prescripción de deudas?

La regulación general sobre la prescripción de deudas se establece en los artículos 1961 a 1975 del Código Civil.

Las acciones prescriben por el mero lapso del tiempo fijado por la ley.

Artículo 1961 del Código Civil

El Código Civil incluye en la regulación de la prescripción tanto la extinción de la acción para reclamar una deuda pecuniaria como la extinción de otro tipo de acciones para exigir el cumplimiento de otras obligaciones.

En cuanto a la prescripción de las deudas tributarias, esta se encuentra regulada en los artículos 66 a 70 de la Ley General Tributaria.

¿Cuáles son los requisitos de la prescripción de deudas?

La efectividad de la prescripción de deudas está sujeta al cumplimiento de los siguientes requisitos:

  1. Que el acreedor no haya ejercido ninguna acción para reclamar el pago de la deuda, incluyendo cualquier tipo de reclamación judicial, mediante la interposición de una demanda, o extrajudicial, como puede ser un requerimiento notarial, una carta o cualquier comunicación similar.
  2. Que el deudor no haya reconocido la existencia de la deuda pendiente por ningún acto expreso o tácito.
  3. Que la deuda sea susceptible de prescripción, ya que no todas lo son.

¿Qué acciones pueden prescribir?

El artículo 1965 del Código Civil contempla los casos en que la acción no se extingue por el transcurso del tiempo, es decir, no es prescriptible.

No prescribe entre coherederos, condueños o propietarios de fincas colindantes la acción para pedir la partición de la herencia, la división de la cosa común o el deslinde de las propiedades contiguas.

Artículo 1965 del Código Civil

No prescriben las siguientes acciones: 

¿Cuáles son los plazos para la prescripción de las deudas?

No existe un plazo general para la prescripción de las deudas. El Código Civil u otras normas específicas regulan distintos plazos según cuál sea la naturaleza y el origen de la obligación. Se pueden clasificar en los siguientes grupos:

Plazo general de prescripción

El plazo general para la prescripción de las acciones cuando no se ha establecido uno específico es de 5 años desde que pueda exigirse el cumplimiento de la obligación (artículo 1964.2).

Si se trata de obligaciones continuadas de hacer o no hacer, el plazo comienza cada vez que se incumplen.

2. Las acciones personales que no tengan plazo especial prescriben a los cinco años desde que pueda exigirse el cumplimiento de la obligación. En las obligaciones continuadas de hacer o no hacer, el plazo comenzará cada vez que se incumplan.

Artículo 1964.2 del Código Civil

Acciones que prescriben a los 20 años

La única acción que prescribe a los 20 años es la acción hipotecaria

1. La acción hipotecaria prescribe a los veinte años.

Artículo 1964.1 del Código Civil

Acciones que prescriben a los 5 años

Prescriben a los 5 años, además de las acciones que no tienen previsto un plazo específico, las siguientes acciones (artículo 1966 del Código Civil):

  • La acción para exigir el cumplimiento del pago de la pensión alimenticia. Debe ser una deuda reconocida y vencida, y el plazo comienza en la fecha de la firmeza de la sentencia o resolución que la reconoce.
  • La de pagar el precio de los arriendos de fincas rústicas o urbanas.
  • La de cualquier otro pago que deba hacerse por años o en plazos más breves.

Acciones que prescriben a los 4 años

Prescriben a los 4 años las acciones para reclamar las deudas tributarias a las que se refiere el artículo 66 de la Ley General Tributaria, que incluyen el derecho de la Administración para determinar la deuda tributaria, el de exigir el pago de la deuda liquidada y el derecho del contribuyente a solicitar devoluciones, ingresos indebidos y reembolso de garantías.

Acciones que prescriben a los 3 años

Se aplica el plazo de prescripción de 3 años para las acciones por las que se exige el cumplimiento de las siguientes obligaciones (artículo 1967 del Código Civil):

  • La de pagar a los jueces, abogados, registradores, notarios, escribanos, peritos, agentes y curiales la retribución y los gastos generados con motivo de su trabajo.
  • La de pagar las medicinas a los farmacéuticos, y a los profesores y maestros por sus labores de enseñanza.
  • La de pagar a los menestrales, criados y jornaleros por sus servicios y por los desembolsos relacionados que hayan tenido que realizar.
  • La de pagar a los posaderos la comida y habitación, y a los comerciantes el precio del género vendido a los no comerciantes, o a quienes se dediquen al comercio en otra actividad.

En todos estos casos, el plazo se empieza a contar desde que dejaron de prestarse los respectivos servicios.

Acciones que prescriben al año

Se aplica el plazo de prescripción de un año para el ejercicio de las siguientes acciones (artículo 1968 del Código Civil):

¿Desde cuándo se empieza a contar el plazo de prescripción?

Conforme al artículo 1969 del Código Civil, siempre que no se haya establecido un momento específico para comenzar a contar el plazo, este se contará desde el día en que pudo ejercitarse la acción correspondiente.

Además, se establecen otras previsiones generales para casos concretos: 

  • El plazo para ejercitar las acciones para reclamar el cumplimiento de obligaciones de capital, con interés o renta, desde el último pago de la renta o del interés.
  • El plazo para ejercitar las acciones para reclamar el cumplimiento de obligaciones declaradas por sentencia comienza desde que esta es firme.
  • El plazo para exigir la rendición de cuentas comienza el día en que cesaron en sus cargos quienes debían rendirlas. El correspondiente a la acción por el resultado de las cuentas, desde la fecha en que fue reconocido por conformidad de las partes.

¿Se puede interrumpir el plazo de prescripción?

Sí, el plazo de prescripción de las acciones mencionadas se interrumpe en los siguientes casos:

  • Cuando el acreedor ejercita su acción de reclamación ante los tribunales.
  • Cuando el acreedor requiere al deudor por cualquier medio extrajudicial.
  • Cuando el deudor realiza algún acto de reconocimiento expreso o tácito de la deuda.

Si la acción es solidaria, la interrupción del plazo afecta por igual a todos los acreedores y deudores.

Si es mancomunada, si el acreedor solo reclama la parte que afecta a uno de los deudores, el plazo no se interrumpe con respecto a los otros codeudores.

¿Cómo funciona la prescripción de la deuda?

La prescripción, al contrario que ocurre con la caducidad, no opera de oficio, y por tanto no puede ser apreciada por los tribunales si el afectado no la alega. 

Por consiguiente, para que los tribunales aprecien que la acción para reclamar la deuda ha prescrito, es necesario que el deudor la oponga en el procedimiento en que se le requiera su cumplimiento.

Además, tendrá que determinarse cuál es el plazo aplicable y deberá quedar probado que no ha habido interrupción del plazo.

¿Quieres cancelar tus deudas?

Te ponemos en contacto con abogados especialistas en la Ley de la Segunda Oportunidad para que puedas consultar gratuitamente si puedes cancelar tus deudas.

Consulta gratis

Categorías: Derecho Civil,Deudas