Prejubilación

La prejubilación es un pacto entre empresa y trabajador que se produce cuando se extingue la relación laboral entre ambos a cambio de una indemnización que se cobrará hasta que se alcance la edad legal de jubilación.

Prejubilación

Tras la extinción de la relación laboral, la prejubilación consiste en pactar una compensación económica entre la empresa y el trabajador hasta alcance la edad legal de jubilación.

La prejubilación no está regulada por la Seguridad Social ni se incluye dentro de los tipos legales de jubilación. Por lo tanto, no se debe confundir este término con la jubilación anticipada que no es más que la posibilidad por parte de la Seguridad Social de acceder a la jubilación antes de la edad legalmente establecida cumpliendo con una serie de requisitos.

¿Cómo funciona la prejubilación?

La prejubilación se establece como un acuerdo entre el empleado y el empresario con el objetivo de beneficiar a ambas partes y permitir al trabajador llegar a la edad de jubilación con una estabilidad económica similar a la que tenía cuando trabajaba.

No existen requisitos específicos ni edad mínima legal para acceder a esta modalidad, puesto que todas las condiciones se estipulan de mutuo acuerdo entre trabajador y empresa.

¿En qué puede consistir la indemnización?

La cantidad de dinero establecida y pagada por la empresa en el acuerdo con el trabajador a modo de indemnización habitualmente consistirá en pagos mensuales (aunque también puede ser una cantidad fija) que suele corresponder con porcentaje del sueldo del trabajador.

Desde el punto de vista legal, este trabajador seguirá cotizando como si estuviera en activo (mediante un convenio especial de la empresa con la Seguridad Social normalmente). Además, la situación de prejubilación es compatible con la prestación y el subsidio por desempleo hasta poder acceder a la pensión por jubilación.