Pensión alimenticia

La pensión alimenticia pensión de alimentos es la obligación que tiene el progenitor que no cuente con la custodia de hacer frente a un pago periódico para colaborar en la crianza con los gastos ordinarios de los hijos menores de edad en caso de separación o divorcio con hijos en común.

La persona obligada a pagar la pensión alimenticia se denomina alimentante, mientras que la persona que posee el derecho a recibir esta pensión se conoce como alimentista.

La pensión alimenticia es un pago periódico que debe realizar el cónyuge que no posee la custodia para colaborar en la crianza del hijo.

La pensión alimenticia abarca todos los gastos ordinarios para el cuidado diario de los hijos, tales como comida, ropa, vivienda, ocio, gastos relacionados con la educación o asistencia médica.

Los gastos extraordinarios de un importe elevado no están considerados dentro de la pensión alimenticia, pero deben ser igualmente compartidos por ambos progenitores.

Aunque lo ideal es que la fijación de la pensión alimenticia (obligación, cuantía y forma de pago de la misma) se haga de mutuo acuerdo entre los progenitores, normalmente existe fricción y no siempre es posible llegar a un acuerdo. De no llegar a un acuerdo será un Juez quien fije la cuantía como parte de un divorcio contencioso.

Excepcionalmente, puede suceder que la persona que posee la guarda y custodia del hijo deje indicado inequívocamente por escrito que no requiere el dinero de la pensión del otro cónyuge. Pero si el progenitor custodio no ha determinado su rechazo de la pensión y el otro cónyuge no cumple con la obligación de pago durante varios meses consecutivos esto puede suponer un delito penal (de abandono familiar) castigado incluso con prisión de tres meses a un año.

¿Hasta qué edad debe pagarse la pensión alimenticia de un hijo?

En contra de lo que piensa mucha gente, la realidad es que no es la mayoría de edad del hijo lo que marca el fin de la obligación de pago de la pensión alimenticia, sino su independencia económica. Esto supone que la pensión de alimentos sigue vigente si el hijo continúa con sus estudios o bien, aun incorporado al mercado laboral, sus ingresos están muy por debajo del Salario Mínimo Interpersonal (en empleos esporádicos o vacacionales por ejemplo).

Si se demuestra que un hijo mayor de edad no tiene la voluntad suficiente de estudiar ni de buscar empleo, puede extinguirse la obligación de pago de la pensión alimenticia.

Es importante tener en cuenta que cuando los hijos son mayores de edad y tienen derecho a seguir recibiendo esa pensión es recomendable que la entrega de esos pagos se siga realizando al otro cónyuge, quien por su parte esta obligado a invertir ese dinero en las necesidades del hijo aunque sea mayor de edad.

¿Buscas un abogado especialista en pensiones alimenticias?
Consigue presupuestos de abogados de familia que se encuentren cerca de ti, gratis y sin compromiso. ¿Quieres saber más?
Más información

¿Cómo calcular el importe de la pensión alimenticia?

Uno de los puntos claves en la pensión alimenticia es la cuantía que tendrán esos pagos periódicos (normalmente mensuales). En este sentido, hay que decir que el importe no es fijo, sino que será un cálculo que dependerá de varios factores fundamentales como:

  1.  Las posibilidades económicas y los ingresos de ambos progenitores. Así, la cuantía será proporcional tanto a los recursos de quien paga como de las necesidades de quien lo recibe.
  2. El número de hijos a los que se tiene que mantener.
  3. El tipo de custodia seguida por los progenitores (custodia compartida o custodia monoparental).
  4. El número de días que tiene que pasar el hijo con cada padre.

Por lo tanto, es comprensible que si la cuantía de la pensión alimenticia depende de las condiciones económicas, este importe se pueda modificar (aumentar o disminuir en función de un posible cambio en las circunstancias). Este cambio de valor se llevará a cabo mediante un procedimiento judicial de modificación de medidas, que será efectiva en cuanto se dicte la nueva sentencia.