Relación jurídica

La relación jurídica es el vínculo que se constituye entre dos o más sujetos de derecho. Por lo tanto, se trata de las interacciones o acuerdos legales que se definen entre sujetos bajo el marco jurídico.

Estas relaciones abarcan una amplia gama de situaciones, donde se incluye el área civil, administrativa, laboral, penal, entre otras. Las cuales están reguladas por un conjunto de principios y criterios normativos.

Bajo este enfoque, cualquier relación jurídica implica la existencia de derechos y deberes entre las partes involucradas. Es decir, una de las partes tiene el derecho mientras la otra tiene la obligación de cumplir con lo designado.

Componentes de una relación jurídica

Una relación jurídica se encuentra conformada por los siguientes componentes: 

  • Sujetos: representan las partes involucradas en la relación legal. Las cuales, en este caso, pueden ser personas naturales o jurídicas, que asumen los roles de sujeto activo y pasivo.
  • Objeto: se trata del motivo o el propósito de la relación legal que involucra a las partes. Donde se puede incluir bienes, acciones realizadas por personas, servicios, entre otros.
  • Contenido: son las responsabilidades y derechos de una relación jurídica. La cantidad de derechos y deberes va a depender de la naturaleza del acuerdo legal.
  • Hecho jurídico: actúa como un factor condicionante de la relación jurídica. Por lo tanto, si no ocurre este hecho, no se establece la relación legal entre las partes.
  • Norma: constituye los principios y criterios legales que regulan la relación jurídica definida entre las partes. Es decir, el marco legal que establece las pautas a seguir para establecer los derechos y deberes.

Principios de la relación jurídica

El acto jurídico es la expresión de libre voluntad la cual permite crear, modificar, regular o culminar con las relaciones jurídicas. Esto bajo los principios del artículo 140 del Código Civil peruano.

De hecho, para que este acto se considere válido, se requiere que estén presenten los siguientes aspectos: 

  • Capacidad de ejercicio plena.
  • Objeto físico y jurídicamente factible.
  • Finalidad lícita.
  • De no cumplirse con los criterios legales definidos, el acto puede ser anulado.

Con base a esta disposición, se puede decir que un acto jurídico es una herramienta destinada a establecer, cambiar o finalizar relaciones legales. Lo cual permite definir, evaluar, o culminar con las obligaciones y derechos establecidos entre las partes.

Sujetos vinculados en una relación jurídica

Con base al establecimiento de obligaciones y derechos, existen dos tipos de sujetos vinculados: 

  1. Sujeto activo: es la parte a la cual el ordenamiento legal le otorga el poder en el vínculo conformado. Por lo tanto, es la persona natural o jurídica que tiene una serie de derechos otorgados por la ley.
  2. Sujeto pasivo: representa la parte a la cual se le define una serie de obligaciones dentro de la relación jurídica. En otras palabras, se trata del sujeto sobre cuál recaen los deberes con base al marco normativo.

Los sujetos corresponden a las partes de una relación jurídica. Los cuales van a estar vinculados a una serie de derechos y deberes de acuerdo a los criterios de ley vigentes.