Estafa

La estafa es un delito trazado con el propósito de obtener algo de valor de manera fraudulenta. En otras palabras, se trata de un hecho de engaño donde una persona afecta a otra para alcanzar algún tipo de beneficio propio.

De hecho, las estafas pueden adoptar diversas formas donde la persona procede de modo engañoso con la víctima. Esto con el propósito de conseguir ganancias ilícitas o favores.

En el Perú, el delito de estafa se encuentra tipificado en el Código Penal. Donde se establecen las disposiciones legales relacionadas con actos ilegales en contra del patrimonio.

Principios legales considerados en el delito de estafa

La estafa se genera cuando una persona busca obtener un beneficio ilegítimo, perjudicando a un tercero. Y lo realiza por medio del engaño o la manipulación, lo cual se sustenta en el artículo 196 del Código Penal.

Este tipo de acciones o comportamientos fraudulentos son sancionados con pena privativa de libertad. La cual en este caso tiene un lapso de tiempo de 1 a 6 años.

Bajo este contexto, el delito de estafa implica un acto de engaño con el propósito de conseguir beneficios a expensas de otra persona.

El que procura para sí o para otro un provecho ilícito en perjuicio de tercero, induciendo o manteniendo en error al agraviado mediante engaño, astucia, ardid u otra forma fraudulenta, será reprimido con pena privativa de libertad no menor de uno ni mayor de seis años.

Artículo 196 del Código Penal

Elementos presentes en el delito de estafa

Con base a los principios legales, en el delito de estafa se presentan los siguientes elementos: 

  • Engaño: en este delito el autor utiliza algún tipo de artificio u otra forma de astucia para inducir a la víctima a error.
  • Error: la víctima cae en un error debido al engaño o acción fraudulenta del autor del delito.
  • Ánimo de lucro:la persona que comete este delito actúa con la intención de adquirir algún beneficio económico o patrimonial a expensas de la víctima.
  • Perjuicio: el comportamiento del autor del delito genera un perjuicio económico a la víctima. Es decir, la entrega de bienes, dinero u otros valores que involucran una pérdida patrimonial para la persona afectada.
  • Dolo: en este tipo de delitos la persona actúa con conocimiento y voluntad de efectuar el engaño para obtener un beneficio ilegal.
  • Causalidad: en el delito de estafa debe existir una relación directa entre el engaño y el perjuicio patrimonial sufrido por la víctima del hecho.

Criterios normativos ante el delito de estafa agravada

Según el artículo 196-A del Código Penal, la pena privativa de libertad será entre 4 y 8 años si la estafa implica los siguientes aspectos: 

  • La estafa tiene como víctima a un menor de edad, persona discapacitada, mujer embarazada o un adulto mayor.
  • El hecho de estafa es cometido por dos o más personas.
  • Existen múltiples víctimas de la estafa.
  • Se ejecuta el hecho con ocasión de compra-venta de vehículos o bienes inmuebles.
  • La estafa se efectúa sustraer o acceder a los datos del sistema financiero o bancario de una persona.
  • Se realiza el acto engañoso con el aprovechamiento de la situación de vulnerabilidad de la víctima.

Para el delito de estafa agravada también se considera la aplicación de una multa. En este caso, se establece entre noventa y doscientos días según las circunstancias del hecho ilícito.