Receptación

La receptación es un delito que se genera cuando un individuo obtiene o ayuda a negociar un bien que tiene procedencia ilícita. Este delito también se comete si una persona vende o esconde un bien sabiendo que es de naturaleza ilegal.

Además, tiene como propósito lograr algún tipo de beneficio por medio del aprovechamiento del bien. Donde la acción delictiva se manifiesta en el recibir, adquirir o esconder el bien de carácter ilícito.

En el Perú el Código Penal es el marco legal que regula las calificaciones de este delito y las sanciones previstas. Las cuales en este caso va a depender de la gravedad del hecho y las circunstancias que se presentaron.

Criterios normativos para el delito de receptación

Según el artículo 194 del Código Penal, el delito de receptación se comete cuando alguien recibe, adquiere o vende un bien con procedencia ilegal.  En este caso, la conducta contraria a la ley se presenta cuando la persona tiene conocimiento de la naturaleza delictiva del bien.

El que adquiere, recibe en donación o en prenda o guarda, esconde, vende o ayuda a negociar un bien de cuya procedencia delictuosa tenía conocimiento o debía presumir que provenía de un delito, será reprimido con pena privativa de libertad no menor de uno ni mayor de cuatro años y con treinta a noventa días-multa.

Artículo 194 del Código Penal

Bajo este enfoque, una persona que comete el delito de receptación será sancionada con pena privativa de libertad. La cual tiene un lapso de duración de uno a cuatro años, según las condiciones y la gravedad del hecho cometido.

Por otro lado, se establece una multa que oscila entre los treinta y noventa días. Esto en función de los criterios definidos en el Código Penal peruano.

Agravantes del delito de receptación

El artículo 195 del Código Penal sostiene que la pena privativa de libertad es de cuatro a seis años por el delito de receptación, si existen estas agravantes:

  • Si el bien es un vehículo, partes o accesorios.
  • Cuando se trata de equipos tecnológicos o informáticos.
  • Si los bienes son parte de instalaciones, mecanismos o infraestructura de uso público.
  • Cuando son bienes que le corresponden al Estado para fines de apoyo o asistencia social.
  • Si es gas, petróleo o algunos de sus derivados.

Por otro lado, se establece una pena privativa de libertad de seis a doce años si son bienes que provienen de:

Elementos para establecer el delito de receptación

De acuerdo a disposiciones de la Corte Suprema, existen tres elementos para la configuración del delito de receptación:

  1. Elemento cognitivo normativo: se presenta cuando la persona tiene conocimiento de que el bien es de naturaleza ilícita. En otras palabras, para que este delito se configure, la persona debe ser consciente de que el objeto tiene procedencia ilegal
  2. Elemento comisivo: este elemento se establece si una persona participa en una negociación ilegal con el propósito de obtener algún beneficio. También si ayuda a los responsables del delito previo a obtener alguna ventaja con la negociación.
  3. Elemento negativo: se determina cuando la persona acusada de la recepción del bien no participa de manera directa en el delito previo. Es decir, el individuo no debe estar involucrado en el hurto o robo del bien.

Bajo este enfoque, el delito de receptación se lleva a cabo cuando alguien adquiere, negocia o vende un bien que es ilegal y tiene conocimiento de ello.