Curador

El curador es la persona encargada de representar y proteger los intereses de aquellos individuos que no pueden actuar por sí mismos. Esta designación se efectúa cuando un individuo presenta alguna incapacidad mental o física que limita su poder de tomar decisiones.

De hecho, el rol del cuidador puede variar en función de las circunstancias y las necesidades de la persona a la cual se representa. Sin embargo, el propósito principal es actuar en beneficio de aquellos que se representa, cumpliendo con los deberes que define la ley.

El Código Civil peruano es el marco normativo que regula la designación de un curador. Así como de las funciones que este debe realizar para proteger los derechos de la persona a quien asiste.

Principios legales vinculados al curador

El artículo 568-A del Código Civil establece que toda persona adulta mayor con capacidad plena de sus derechos puede nombrar a su curador. Lo cual se oficializa por medio de la redacción de un documento público en presencia de dos testigos.

Toda persona adulta mayor con capacidad plena de ejercicio de sus derechos civiles puede nombrar a su curador, curadores o curadores sustitutos por escritura pública con la presencia de dos (2) testigos, en previsión de ser declarado judicialmente interdicto en el futuro, inscribiendo dicho acto en el Registro Personal de la Superintendencia Nacional de Registros Públicos (Sunarp).

El juez a cargo del proceso de interdicción recaba la certificación del registro, a efectos de verificar la existencia del nombramiento. La designación realizada por la propia persona vincula al juez.

Asimismo, la persona adulta mayor puede disponer en qué personas no debe recaer tal designación. También puede establecer el alcance de las facultades que gozará quien sea nombrado como curador.

Artículo 568-A del Código Civil

Además, el juez encargado debe verificar la existencia del nombramiento y que este sea válido. Para este caso la designación efectuada por la propia persona vincula al juez.

Por otro lado, el artículo 573 del Código Civil sostiene que a falta de un curador legal, este puede ser designado por un consejo de familia. En otras palabras, el grupo familiar quien asumirá la responsabilidad de proteger los intereses de la persona imposibilitada.

A falta de curador legítimo y de curador testamentario o escriturario, la curatela corresponde a la persona que designe el consejo de familia.

Artículo 573 del Código Civil

Funciones del curador

El artículo 576 del Código Civil peruano establece que el curador tiene la función de: 

El curador protege al incapaz, provee en lo posible a su restablecimiento y, en caso necesario, a su colocación en un establecimiento adecuado; y lo representa o lo asiste, según el grado de la incapacidad, en sus negocios.

Artículo 576 del Código Civil

  • Proteger a la persona que se encuentra incapacitada.
  • Proveer de los recursos y medios necesarios para facilitar el restablecimiento de la persona.
  • Si es necesario colocar a la persona en un establecimiento adecuado.
  • Representar y asistir al individuo según el grado de incapacidad en sus actividades y negocios.

De hecho, el artículo 565 del Código Civil sostiene que la curatela se determina para los siguientes casos: 

La curatela se instituye para:

1. Derogado.

2. La administración de bienes.

3. Asuntos determinados.

Artículo 565 del Código Civil

  • Administración de bienes.
  • Asuntos específicos.

Facultades del curador

El artículo 605 del Código Civil establece que el juez que nombra a un curador puede señalar cuáles son sus facultades. En otras palabras, determinar qué responsabilidades va a tener el curador y en qué circunstancias se pueden aplicar.

Sin perjuicio de lo establecido en los artículos 603 y 604, el juez que nombra al curador puede señalarle sus facultades y obligaciones, regulándolas, según las circunstancias, por lo que está previsto para los tutores.

Artículo 605 del Código Civil

Por otro lado, el artículo 606 del Código Civil muestra bajo qué contextos se nombra un curador especial: 

Se nombrará curador especial cuando:

1. Los intereses de los hijos estén en oposición a los de sus padres que ejerzan la patria potestad.

2. Los hijos adquieran bienes cuya administración no corresponda a sus padres.

3. Los padres pierdan la administración de los bienes de sus hijos.

4. Los intereses de las personas sujetas a tutela o a curatela estén en oposición a los de sus tutores o curadores, o a los de otros menores o a las personas con capacidad de ejercicio restringida que con ellos se hallen bajo un tutor o curador común.

5. Los menores o las personas con capacidad de ejercicio restringida comprendidas en el artículo 44 incisos del 1 al 8, que tengan bienes lejos de su domicilio y no puedan ser convenientemente administrados por el tutor o curador.

6. Haya negocios que exijan conocimientos especiales que no tenga el tutor o curador, o una administración separada de la que desempeña aquél.

7. Los que estando bajo tutela o curatela adquieran bienes con la cláusula de no ser administrados por su tutor o curador general.

8. El representante legal esté impedido de ejercer sus funciones.

9. Una persona capaz no pueda intervenir en un asunto urgente ni designar apoderado.

Artículo 606 del Código Civil

  • Cuando los intereses de los hijos están en oposición a los padres.
  • Al momento que los hijos adquieran bienes cuya administración no sea responsabilidad de sus padres.
  • Si los padres pierden la administración de los bienes de sus hijos.
  • Si los intereses de las personas sujetas a curatela están en conflicto con los intereses de sus curadores.
  • Si existen negocios que necesiten conocimientos especiales que no tiene el curador designado.
  • Cuando el representante legal está impedido de cumplir con sus funciones.
  • Si la persona incapacitada adquiere bienes con cláusulas sin ser administrado por el curador designado.
  • Cuando las personas incapacitadas posean bienes lejos de su domicilio, y no puedan ser administrados de forma adecuada por el curador.