Coacción

La coacción en Perú se refiere a un delito que consiste en obligar a otra persona a ejecutar actos en contra de su voluntad. Para ello se emplean como mecanismos de acción las amenazas, la intimidación o la violencia.

Bajo este enfoque, la coacción describe una forma de violencia física o psicológica con el propósito de que la víctima realice una acción. Por lo tanto, se considera un delito que vulnera los derechos y libertades de las personas.

Este delito se encuentra tipificado en el Código Penal, donde se establecen las consecuencias legales para aquellos que lo cometen. Así como también las distintas formas en las cuales se puede generar el delito de coacción.

Fundamentos legales en el delito de coacción

Una persona comete el delito de coacción cuando por medio de amenazas o violencia obliga a otra persona a actuar de manera contraria a la ley. Esto bajo las disposiciones del artículo 151 del Código Penal peruano. En estos preceptos legales, se establece como sanción la pena privativa de libertad por un periodo de tiempo no mayor a dos años. Además, se sostienen como aspectos esenciales de este delito la amenaza y la violencia ejercida hacia la víctima.

El que, mediante amenaza o violencia, obliga a otro a hacer lo que la ley no manda o le impide hacer lo que ella no prohíbe será reprimido con pena privativa de libertad no mayor de dos años

Artículo 151 del Código Penal

De esta forma se puede decir, que la coacción vulnera la libertad de actuar del individuo, ya que anula su capacidad de tomar decisiones.

Componentes objetivos en el delito de coacción

En el delito de coacción se encuentran presenten tres elementos objetivos, los cuales son:

  • Sujeto activo: se trata de la persona que ejerce violencia o amenaza sobre otra persona con el fin de coartar su libertad de acción. Esto para obligarla a hacer algo en contra de su voluntad y contrario a la ley.
  • Sujeto pasivo: persona que sufre o se ve afectada por la amenaza o violencia que ejerce el sujeto activo. De esta forma, se ve forzada a cumplir una acción en contra de su voluntad.
  • Uso de la fuerza o la intimidación: la persona que comete el delito de coacción debe utilizar violencia física o amenazas. Lo cual representa el mecanismo de operación para obligar a la víctima a actuar contra su voluntad.

Aspectos vinculados con el delito de coacción

Para que se configure el delito de coacción, deben estar presentes los siguientes aspectos:

  • Violencia: se trata del uso de la fuerza sobre otra persona para obligarla a realizar una acción contraria a la ley.  La cual genera un daño en la víctima al intentar forzarla a hacer algo en contra de su voluntad.
  • Amenazas: es la acción de perjudicar a una persona, siempre y cuando no cumpla con lo que se le exige. Se tiene la intención de generar miedo en la víctima del delito de coacción.
  • Falta de consentimiento: la persona que es víctima de coacción no debe estar de acuerdo con efectuar la acción que se le exige. Por ello, esta se ve obligada a actuar en contra de su voluntad y fuera de los criterios normativos
  • Propósito: la persona que comete el delito de coacción busca vulnerar la voluntad personal de un individuo.