Abogado de oficio

El abogado de oficio es el responsable de defender a una persona cuando ésta no tiene los medios para contratar a un abogado privado. Es decir, que el Estado designa a este representante para que brinde asistencia legal a los ciudadanos con bajos recursos económicos.

A través del Colegio de Abogados del Perú, se establece este servicio gratuito a la persona que lo solicite. Lo cual tiene la finalidad de que el abogado de oficio pueda representar y asesorar a nivel legal a esta persona.

De hecho, un abogado de oficio al presentar sus servicios al Estado efectúa una labor social. Que en este caso comprende la asesoría jurídica y cumple con todas las actividades que realiza un abogado privado.

Criterios para la designación de un abogado de oficio

En el Perú, el Ministerio de Justicia, por medio de la Dirección Nacional de Justicia, es el responsable de gestionar el Sistema Nacional de la Defensoría de Oficio. Este organismo tiene como función garantizar el derecho a la defensa de las personas de bajos recursos económicos que participan en procesos penales.

De acuerdo al Tribunal Constitucional, la designación de un abogado de oficio no se trata solo de un acto formal. Si no que este representante debe ser capaz de proveer una asesoría legal eficaz, que permita garantizar el derecho de defensa de la persona.

Para la solicitud de un abogado de oficio, la persona que requiera el servicio debe acudir al Centro de Asistencia Legal Gratuita. Dicha institución será la encargada de proporcionar un representante para la asistencia en un proceso judicial, tomando en cuenta los siguientes requisitos:

  • Mayoría de edad del solicitante.
  • Presentación del DNI en el Centro de Asistencia Legal Gratuita. Si se cuenta con pruebas que ayuden al desarrollo del caso, es importante incluirlas dentro de los requisitos
  • Declaración jurada de no contar con los recursos necesarios para obtener asesoría legal por medios propios. Una vez que inicie la defensa en un plazo de 20 días hábiles, se verificará la información proporcionada por el solicitante.

Funciones de un abogado de oficio

En líneas generales, un abogado de oficio tiene las siguientes funciones:

  • Representar y asesorar a nivel legal a las personas que no pueden pagar el servicio de un abogado privado.
  • Proporcionar una asistencia legal eficiente y adecuada para sus representados.
  • Recopilar todas las pruebas y documentos que faciliten la gestión del caso.
  • Asegurar el desarrollo de un proceso legal adecuado, justo e imparcial.
  • Garantizar la protección de los derechos de sus representados en todo momento.
  • Impulsar la promoción de la justicia social e igualdad de condiciones.
  • Presentar su colaboración al juez en los actos procesales para una adecuada gestión.
  • Guardar el secreto profesional y proceder conforme a la ley.
  • Hacer uso de todos los recursos y medios legales válidos para garantizar una defensa adecuada para sus representados.

El papel que desempeña un abogado de oficio en el sistema legal permite garantizar que todos tengan derecho y acceso a la legítima defensa. Esto sin importar las condiciones o situación económica que presenten las personas.