Orden de alejamiento

La orden de alejamiento es uno de los diferentes tipos de penas privativas de derechos que establece el artículo 39 del Código Penal. Su objetivo es prohibir a una persona acercarse a otra en cualquier lugar donde esta se encuentre, así como a su domicilio o lugar de trabajo, o intentar comunicarse con ella.

Orden de alejamiento

La orden de alejamiento es una pena de privación de derechos que consiste en la prohibición de aproximarse ni comunicarse con la víctima de un delito.

En este sentido, el artículo 48 del Código Penal establece que la pena de alejamiento impuesta por sentencia judicial consiste en la prohibición de que el acusado se aproxime ni se comunique con la víctima de un delito (ni tampoco con sus familiares si el juez lo considera necesario).

Además, la orden de alejamiento también puede ser una medida cautelar ordenada por un juez durante la fase de instrucción para proteger a la víctima en un proceso penal.

Características de la orden de alejamiento

Por un lado, la prohibición de aproximarse supone el no poder acercarse a la víctima en cualquier lugar donde se encuentre ni tampoco a su domicilio o lugar de trabajo. La distancia de alejamiento será determinada por el juez.

Por otro lado, la prohibición de comunicarse con la víctima impide el contacto (visual, escrito y verbal) por cualquier medio de comunicación, informático o telemático.

Se trata de una pena complementaria a la imposición de otro tipos de penas y pueden ir desde 1 mes hasta un máximo de 10 años en función de la gravedad del delito (penas leves, menos graves y graves).

Delitos en los que se impone la pena de alejamiento

Los delitos en los que se suele imponer una pena de alejamiento son los siguientes (establecido en el artículo 57 del Código Penal):

Incumplimiento de una orden de alejamiento

Para asegurar el cumplimiento de la orden de alejamiento, el juez puede adoptar diferentes medidas o mecanismos de control (como por ejemplo el control telemático a través de una pulsera que avisa de la localización).

En el caso de que el acusado incumpla esta pena, incurrirá en un delito de quebrantamiento de condena castigado con pena de prisión de 6 meses a 1 año.