Nulidad de actuaciones

La nulidad de actuaciones es un instrumento procesal que posee la función de defender los derechos fundamentales de los ciudadanos en un proceso penal.

Esta nulidad de actos procesales se regula en los artículos 238 a 243 de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ).

Nulidad de actuaciones

La nulidad de actuaciones consiste en un instrumento procesal para defender a los ciudadanos ante una vulneración de sus derechos fundamentales en un proceso penal.

Solicitar la nulidad de actuaciones

El artículo 241.1 de la LOPJ indica que: "No se admitirán con carácter general incidentes de nulidad de actuaciones. Sin embargo, excepcionalmente, quienes sean parte legítima o hubieran debido serlo podrán pedir por escrito que se declare la nulidad de actuaciones fundada en cualquier vulneración de un derecho fundamental (...)."

Cuando se lesionen ciertos derechos fundamentales de manera autónoma en las resoluciones judiciales impugnadas, se puede solicitar la nulidad total o parcial de actuaciones ante el órgano que resolvió, teniendo en cuenta lo siguiente:

  • No se ha podido denunciar con anterioridad a la resolución o sentencia.
  • La resolución no sea susceptible de recurso ordinario o extraordinario.
  • El plazo para solicitar la nulidad es de 20 días desde que haya notificado la resolución en la que existe el incidente.
  • Es un instrumento previo al recurso de amparo.

Causas de nulidad de actos procesales

Según el artículo 238 de la LOPJ, serán nulos de pleno derecho los actos procesales cuando:

  • Se realicen bajo violencia o intimidación.
  • Se produzcan con falta de jurisdicción o de competencia.
  • Se prescinda de normas esenciales del procedimiento y se produzca indefensión.
  • Estén realizados sin intervención de abogado cuando la ley así lo requiera.
  • Siendo necesario la participación del letrado de la Administración de Justicia, se celebren vistas sin su intervención.
  • Lo establezcan las distintas las leyes procesales.