Pensión compensatoria en Baja California

La pensión compensatoria en Baja California se establece en casos de divorcio o separación para contrarrestar las disparidades financieras entre los cónyuges. Su objetivo es apoyar al cónyuge que se encuentra en una situación económica más vulnerable, permitiéndole mantener un nivel de vida similar al experimentado durante el matrimonio.

En otras palabras, se otorga cuando hay una desigualdad financiera significativa como resultado de la disolución del matrimonio. La duración y naturaleza de esta compensación pueden variar, siendo temporal en algunos casos y a largo plazo o incluso de por vida en otros, dependiendo de las leyes aplicables.

Tenemos el abogado que estás buscando

Tenemos el abogado que estás buscando

¡No sigas buscando! Tenemos los mejores abogados especialistas de tu ciudad. Contacta ahora y dinos qué necesitas.

Quiero un abogado

Diferencias entre la pensión compensatoria y la pensión alimenticia

Aunque la pensión alimenticia y la compensación económica comparten similitudes, presentan diferencias significativas.

  • La pensión alimenticia, aunque puede acordarse entre los cónyuges, tiene como objetivo principal cubrir las necesidades económicas de los hijos después de la separación de los padres.
  • En contraste, la compensación económica se destina exclusivamente a proporcionar apoyo al cónyuge que se enfrenta a desventajas económicas como resultado de la separación. Un ejemplo común es cuando uno de los cónyuges se dedicó al cuidado del hogar y de los hijos, impidiéndole trabajar o adquirir propiedades por sí mismo.

Indemnización para el cónyuge en Baja California

El Código Civil para el Estado de Baja California no contiene de forma explícita el concepto de pensión compensatoria. Sin embargo, sí trata un mecanismo similar con la misma función de compensar las desigualdades económicas en los divorcios.

Se establece que los cónyuges tienen la facultad de solicitar del otro una indemnización que puede alcanzar hasta el 50% del valor de los bienes adquiridos durante el matrimonio, siempre y cuando se cumpla alguna de estas condiciones:

  1. Haber estado casados bajo el régimen de separación de bienes, donde los cónyuges mantienen la propiedad y control de los bienes que les pertenecen individualmente. Esto implica que los frutos y adiciones generados por dichos bienes no se comparten, sino que son exclusivos del propietario de cada uno.
  2. Que el demandante haya dedicado principalmente su tiempo durante la duración del matrimonio a realizar labores relacionadas con el trabajo del hogar. Estas labores pueden incluir la administración, dirección y atención del hogar, así como la responsabilidad del cuidado de la familia, entre otras actividades.
  3. Que, durante el matrimonio, el demandante no haya adquirido bienes propios o, en caso de haberlo hecho, dichos bienes son notablemente menores en comparación con los del cónyuge demandado. Es decir, si se refleja de forma notable desigualdad de circunstancias económicas entre los cónyuges después del divorcio.

Además, el Juez de lo Familiar, al emitir la sentencia de divorcio, está obligado a tomar en cuenta las circunstancias particulares de cada caso. Es decir, cada divorcio lleva consigo una serie única de circunstancias, que pueden ser la duración del matrimonio y la naturaleza de los bienes adquiridos y, sobre todo, la contribución de cada cónyuge en el ámbito económico y doméstico.

La variedad de factores que influyen en la dinámica de cada divorcio exige que cada juez los analice antes de tomar una decisión.

En la demanda de divorcio los cónyuges podrán demandar del otro, una indemnización de hasta el 50% del valor de los bienes que hubiere adquirido, durante el matrimonio siempre que se concurran las condiciones siguientes:

I.- Hubieran estado casados bajo el régimen de separación de bienes;

II.- El demandante se haya dedicado en el lapso en que duró el matrimonio, preponderantemente al desempeño del trabajo del hogar y, en su caso, al cuidado de los hijos; y

III.- Durante el matrimonio el demandante no haya adquirido bienes propios o habiéndolos adquirido, sean notoriamente menores a los de la contraparte.

El Juez de lo Familiar en la sentencia de divorcio, habrá de resolver atendiendo las circunstancias especiales de cada caso.

Artículo 279 BIS del Código Civil para el Estado de Baja California

Buscar abogado para pensión compensatoria en Baja California

¿Buscas abogado de confianza?

Te ayudamos a encontrar abogado especialista de confianza sin compromiso. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en todo México.









    Al completar el formulario aceptas que has leído y aceptado nuestras Condiciones de Uso y Privacidad.