Matrimonio

El matrimonio se refiere a la unión de dos individuos que consienten en establecer una convivencia en la cual se comprometen a darse respeto, igualdad y apoyo mutuo. Para que el matrimonio sea considerado válido, es necesario que los contrayentes cumplan con los requisitos establecidos por la ley, los cuales pueden variar según la legislación.

En términos generales, el matrimonio tiene repercusiones legales en lo que respecta a los bienes de los cónyuges, los derechos y responsabilidades sobre los hijos, así como las obligaciones alimenticias.

Requisitos del matrimonio

El Código Civil Federal de México establece los requisitos para contraer matrimonio. 

Se regula que la ceremonia debe realizarse ante funcionarios designados por la ley y cumplir con las formalidades requeridas.

El matrimonio debe celebrarse ante los funcionarios que establece la ley y con las formalidades que ella exige.

Artículo 146 del Código Civil

También se establece la edad mínima de dieciocho años para contraer matrimonio. Además, se detallan diversos impedimentos para la celebración del contrato matrimonial, como el parentesco, el adulterio comprobado, la fuerza o miedo grave, la impotencia incurable y enfermedades crónicas contagiosas o hereditarias.

Para contraer matrimonio el hombre necesita haber cumplido dieciséis años y la mujer catorce. El Jefe del Departamento del Distrito Federal o los Delegados según el caso, pueden conceder dispensas de edad por causas graves y justificadas.

Artículo 148 del Código Civil

Regímenes patrimoniales del matrimonio

El mismo Código Civil establece los regímenes patrimoniales del matrimonio, que son acuerdos sobre cómo manejar los bienes antes, durante y después del matrimonio.

Se reconocen dos regímenes: la separación de bienes, en la que los cónyuges conservan la propiedad y administración de sus bienes individuales, y la sociedad conyugal, que implica la creación de un patrimonio común gestionado por ambos cónyuges. Este régimen fomenta la colaboración en la administración de recursos, afectando aspectos como la propiedad y gestión de bienes, así como responsabilidades financieras compartidas.

El contrato de matrimonio debe celebrarse bajo el régimen de sociedad conyugal, o bajo el de separación de bienes.

Artículo 178 del Código Civil

Derechos y obligaciones

Este Código Civil Federal contiene una serie de derechos y obligaciones que nacen del matrimonio, algunos de estos son:

  • Contribuir a los fines del matrimonio: los cónyuges deben contribuir individualmente a los objetivos del matrimonio y brindarse apoyo mutuo.
  • Decidir sobre el número y espaciamiento de hijos: el cónyuge ejerce en común acuerdo su derecho a decidir sobre los hijos que desean tener.
  • Vivir juntos en el domicilio conyugal: tienen la obligación de vivir en el domicilio conyugal acordado, con igualdad de consideraciones y autoridad propia.
  • Contribución económica: deben contribuir económicamente al sostenimiento del hogar, alimentación y educación de los hijos, distribuyendo la carga según sus posibilidades.
  • Preferencia en materia de alimentos: los cónyuges y los hijos tienen derecho preferente sobre los ingresos y bienes de quien sostiene económicamente a la familia.
  • Igualdad de autoridad: los cónyuges tienen igualdad de autoridad y deben resolver de común acuerdo asuntos relacionados con la administración del hogar, la educación de los hijos y la gestión de bienes familiares.
  • Desempeñar cualquier actividad: los cónyuges tienen libertad para desempeñar cualquier actividad, salvo aquellas que dañen la moral familiar, con la posibilidad de oponerse y resolver desacuerdos mediante un Juez de lo Familiar.
  • Administrar bienes propios: tienen capacidad para administrar sus bienes sin necesidad de consentimiento o autorización, excepto en actos de administración y dominio de bienes comunes.
  • Celebración de contratos entre cónyuges: la compraventa entre cónyuges puede realizarse en un régimen de separación de bienes.
  • Prescripción de derechos y acciones: los cónyuges pueden ejercer derechos y acciones entre sí, sin que corra la prescripción mientras dure la unión.