Litigio

No existe un concepto definido de litigio en la legislación mexicana, coloquialmente se entiende como el ejercicio de la profesión jurídica, mientras que en otros ámbitos se distingue y se refiere únicamente a la parte contenciosa de la profesión (los pleitos). Por otra parte según se entiende como el pleito o altercado que se da dentro de un juicio.

En un sentido similar nos podemos referir al artículo 231 del Código Penal, donde se distingue a los abogados, patronos y litigantes, sin embargo la Suprema corte ha interpretado dichos artículos en el sentido de referirse a los profesionales del derecho, por lo que para efectos de aplicar sanciones penales puede entenderse el litigio como la actividad que realiza el abogado dentro de un pleito judicial.

Litigio

En un litigio se trata de resolver un conflicto de intereses entre dos partes.

El Código Civil Federal en su artículo 70, si bien no lo define, refiere que las demandas se pueden proponer para la resolución de las cuestiones que puedan surgir para la decisión de una controversia. Dejándonos ver al litigio como una controversia que se suscita y resuelve dentro de un procedimiento judicial. Es importante entonces aclarar que una demanda no es un litigio, ni un juicio es un litigio, sino todas las controversias que se ventilen dentro de estos, pudiendo en caso de ser compatibles o incluso obligatoria su resolución conjunta acumularse para que se resuelvan juntos, incluso si no se hubieren incluido en la misma demanda.

Finalmente, en la doctrina, Francesco Carnelutti lo define como "el conflicto de intereses calificado por la pretensión de uno de los interesados y por la resistencia del otro" una definición en atención a lo estudiado en los párrafos anteriores, donde podemos advertir que tiene dos elementos subjetivos (dos personas) y un elemento objetivo que es lo que se pretende.

También podemos concluir en el mismo sentido, al interpretar la legislación civil, que el litigio no es el juicio, sino que por el contrario este nace antes del juicio, cuando una persona pretende exigir a otra el ejercicio de un derecho sea que tenga razón o no.