Legítima defensa

No existe una definición de legítima defensa en el Código Penal Federal, etimológicamente la palabra legítima viene del latín ‘legis’ que significa ley, por lo que la legítima defensa es esa que se encuentra amparada por la Ley.

Legítima defensa

La legítima defensa es una causa eximente de responsabilidad penal, necesaria para impedir o repeler toda agresión injusta de bienes propios o de un tercero.

En la legislación penal, supone una serie de supuestos que permiten, al autor de una conducta que sería considerada delictiva, el no ser sancionado al considerarse que su actuar no fue antijurídico. Naturalmente, en atención al significado literal de la palabra ‘defensa’ nos referimos a aquellas en que el autor protege o cree proteger algún bien jurídico, es decir las que establecen las fracciones IV y V del Artículo 15 del Código Penal Federal a saber:

La primera fracción refiere cuando se actúe para repeler una agresión real, actual o inminente y sin derecho, para protegerse a uno o a otros, y su propiedad o su vida. Con la única limitación de que el uso de la fuerza debe ser proporcionado. Esto último es importante tenerlo en mente pues el exceso en su uso se castiga con la cuarta parte de la sanción que corresponda al "delito cometido en legítima defensa" (artículo 16 del Código Penal Federal).

Se asume que se actúa en legítima defensa, a menos que el agente del ministerio público demuestre lo contrario en el juicio, cuando el delito se cometa a una persona que intente penetrar sin derecho en la casa del autor, de su familia, y de las personas que esta tenga la obligación de defender, al sitio donde se encuentren sus bienes o de las personas citadas o bien si se encuentre en un lugar que revele que es posible que haya una agresión.

Por cuanto hace a la segunda de las referidas fracciones, permite causar un daño a otra persona y sus bienes jurídicos cuando esta de manera involuntaria ponga en riesgo los del autor, siempre que el bien jurídico sea de igual o menor valor (por ejemplo dos vidas son de igual valor, sin embargo la vida tiene mayor valor como bien jurídico que la propiedad), así como que no haya otra forma de evitar que se produzca el daño.

Finalmente, el error en la legítima defensa es también una causa de exclusión del delito, en este caso nos encontramos ante una amenaza irreal, sin embargo el autor actúa con la convicción de que la persona a la que agredió realmente podía ocasionarle un daño por lo que repele una agresión en estado de error. En este caso, si el error no era lo que se conoce como ‘error vencible‘ (un error que no se comete por falta de cuidado sino que no hay forma de saber ni prevenir el no conocer la realidad de la situación) el autor de la conducta no podrá ser sancionado al actualizarse esta causa de exclusión del delito.

La legítima defensa, al igual que las demás causas de exclusión del delito deben ser, tal como lo establece el artículo 17 del Código Penal Federal, investigadas y resueltas de manera oficiosa y a petición de parte, lo que significa que tanto el juez como el ministerio público deben verificar que no se actualizaron al momento de la comisión del delito.