In dubio pro reo

La expresión "in dubio pro reo" viene del latín y se traduce como "en caso de duda, a favor del acusado". Este principio legal presente en muchos sistemas jurídicos establece que, si existen dudas sobre la culpabilidad de una persona acusada de un delito, esas dudas deben resolverse a favor del acusado.

Es un principio legal que busca proteger los derechos fundamentales de los individuos y prevenir posibles injusticias al exigir que la evidencia para condenar a alguien debe ser clara y convincente.

Diferencia con la presunción de inocencia

El in dubio pro reo y la presunción de inocencia son principios similares, ambos buscan proteger los derechos de los acusados y evitar que se condene a inocentes. Sin embargo, son diferentes en la forma en que se aplican.

La presunción de inocencia es una derecho regulado y establecido explícitamente en las leyes de distintos países como sus constituciones. Por otro lado, in dubio pro reo es un principio legal que guía a los jueces encargados de determinar la culpabilidad de un acusado.

Aplicación en México

El artículo 20 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos establece los principios fundamentales que rigen el proceso penal en México. Algunos de estos principios están relacionados con el concepto de "in dubio pro reo". Algunos de los que menciona el apartado A son:

  • Objeto del proceso penal: el esclarecimiento de los hechos y la protección del inocente son objetivos clave. Este enfoque concuerda con el principio de "in dubio pro reo", ya que destaca la importancia de proteger al inocente y esclarecer los hechos de manera clara.
  • Desarrollo de las audiencias: la presencia del juez durante todas las audiencias, sin delegación en la valoración de pruebas, garantiza la inmediación y la contradicción, principios que respaldan el derecho del acusado a un juicio justo.
  • Prueba en la audiencia de juicio: sólo se considerarán como pruebas aquellas que se desahoguen durante la audiencia de juicio, lo que refuerza la importancia de evaluar la evidencia de manera directa y oral, evitando decisiones basadas en pruebas no presentadas o discutidas en el juicio.
  • Carga de la prueba: el principio de que la carga de la prueba recae en la parte acusadora tiene mucho que ver con el principio "in dubio pro reo". En este caso se establece que la responsabilidad de probar la culpabilidad recae en quien acusa, y cualquier duda debe resolverse a favor del acusado.
  • Convicción de la culpabilidad: la prohibición de condenar a menos que exista convicción de la culpabilidad destaca la necesidad de certeza en la decisión judicial, lo cual se alinea con el principio de "in dubio pro reo" al requerir una culpabilidad clara para la condena.

Estos elementos presentes en el artículo 20 constitucional reflejan un marco legal que busca proteger los derechos de los acusados y garantizar un proceso penal justo. Son condiciones que deben cumplirse para que la culpabilidad del acusado sea determinada en un juicio de forma clara y convincente. De lo contrario, debe aplicarse el in dubio pro reo.

¿Buscas abogado de confianza?

Te ayudamos a encontrar abogado especialista de confianza sin compromiso. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en todo México.









    Al completar el formulario aceptas que has leído y aceptado nuestras Condiciones de Uso y Privacidad.