Entrega de custodia voluntaria

La entrega de custodia voluntaria se refiere a cuando uno o ambos padres de un menor eligen de manera consciente y voluntaria transferir la responsabilidad del cuidado y crianza del niño. Esta transferencia puede ser hacia otra persona, una organización o, en situaciones de separación y divorcio, al otro progenitor.

La formalización de este proceso generalmente implica la elaboración de acuerdos legales, los cuales pueden redactarse en documentos legales, pasar por notario público o presentados ante un tribunal, según la jurisdicción aplicable.

Motivos para optar por la entrega de custodia voluntaria

Algunas situaciones comunes en las que los padres pueden optar por la entrega de custodia voluntaria incluyen:

  • Emergencias o crisis temporales: los padres pueden enfrentar situaciones temporales, como problemas de salud, desafíos económicos o crisis personales, que dificultan su capacidad para cuidar adecuadamente del niño durante un período específico. En tales casos, pueden acordar de manera voluntaria que otra persona, como un pariente cercano, amigo de la familia o cuidador de crianza temporal, asuma temporalmente la custodia.
  • Necesidad de cuidado especializado: si un niño tiene necesidades especiales o requerimientos médicos que los padres no pueden satisfacer adecuadamente en un momento dado, podrían decidir voluntariamente colocar al niño bajo el cuidado de alguien con la capacitación o recursos necesarios.
  • Acuerdos de coparentalidad: en situaciones de divorcio o separación, los padres pueden llegar a acuerdos de custodia conjunta o acuerdos de custodia compartida donde comparten responsabilidades parentales de manera equitativa. En algunos casos, uno de los padres puede tener la custodia principal mientras que el otro tiene visitas regulares. Es fundamental señalar que la entrega de custodia voluntaria no implica una renuncia permanente de los derechos parentales.

A diferencia de la adopción, los padres aún conservan sus derechos legales sobre el niño y aún podrían buscar la recuperación de la custodia en el futuro.

Inexistencia en México

En México, el concepto de entrega de custodia voluntaria no es utilizado legalmente. Lo más cercano es la situación en que el Código Civil Federal reconoce la libertad de los padres para llegar a acuerdos sobre la custodia de sus hijos.

El artículo 259 dice que después de que la sentencia de nulidad de matrimonio se vuelva definitiva, los padres deben proponer al juez la forma y los términos para el cuidado y la custodia de sus hijos. Es decir, los padres pueden acordar quién tendrá la custodia del menor y, por lo tanto, uno puede cederla voluntariamente. En este caso, el juez puede aceptar o rechazar la propuesta.

En el caso de padres que se han separado, cuando estos reconocen al hijo, deben decidir entre ellos quién ejercerá la custodia, según el artículo 380. Si no llegan a un acuerdo en este sentido, el Juez de lo Familiar, después de escuchar a los padres y al Ministerio Público, tomará la decisión que considere más conveniente para los intereses del menor.

Este precepto legal permite que, antes de la intervención de las autoridades, los padres del menor pueden decidir quién ejercerá la custodia y, nuevamente, permite la posibilidad de que alguno haga la entrega de custodia voluntaria.

¿Buscas abogado de confianza?

Te ayudamos a encontrar abogado especialista de confianza sin compromiso. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en todo México.









    Al completar el formulario aceptas que has leído y aceptado nuestras Condiciones de Uso y Privacidad.