Delito continuado

El delito continuado se refiere a una secuencia de actos criminales llevados a cabo por una persona, los cuales, pese a ser múltiples, se consideran como una única infracción legal debido a su conexión temporal, causal o modal.

En vez de abordar cada acción delictiva de manera individual, la legislación reconoce la existencia de un solo delito continuado cuando existe una unidad de propósito delictivo y una continuidad en la ejecución de los actos delictivos. En otras palabras, se trata de una sucesión de actos delictivos que están vinculados por una misma intención criminal. 

Características del delito continuado

El artículo 7 del Código Penal Federal de México establece las condiciones que determinan la clasificación de un delito como continuado. La fracción III de dicho artículo señala que se considera un delito continuado cuando se cumplen tres elementos particulares:

  • Unidad de propósito delictivo: los actos delictivos comparten un objetivo común, a pesar de que son diferentes entre sí.
  • Pluralidad de conductas: debe haber múltiples acciones delictivas. En lugar de un solo acto, el sujeto activo comete una serie de conductas delictivas. Estas acciones pueden ocurrir en diferentes momentos o lugares, pero comparten un propósito delictivo común.
  • Unidad de sujeto pasivo: se refiere a la necesidad de que haya una unidad en la persona o entidad que es víctima del delito. Es decir, a pesar de la diversidad de acciones, todas están dirigidas contra la misma víctima o entidad.

Diferencia con el concurso

El artículo 19 establece que no se considera un concurso de delitos cuando las acciones delictivas son parte de un delito continuado. 

Esto sucede porque el concurso se refiere a la concurrencia de varios delitos cometidos por una persona. Es decir, cada acto delictivo se considera como un delito independiente. Por lo tanto, el infractor es procesado y castigado individualmente por cada uno de los delitos, lo que difiere con el delito continuado que ante la ley implica una sola infracción.

Aumento de la pena

El artículo 64 del Código Penal Federal detalla las disposiciones específicas para el tratamiento de los delitos continuados. En estos casos, el artículo establece un aumento en la sanción penal.

Dicha normativa establece que el aumento puede ser de hasta una mitad de la pena correspondiente al máximo del delito individual más grave cometido en la serie de acciones delictivas. Además, aunque el delito continuado conlleva un aumento en la sanción, dicho aumento no puede exceder el máximo señalado en el Título Segundo del Libro Primero del Código Penal Federal. Actualmente este límite máximo de pena es de 60 años.

Prescripción del delito continuado

La prescripción del delito se refiere al periodo que este tiene para ser perseguido y castigado. Es decir, después de un periodo de tiempo el delito prescribe y ya no se pueden tomar acciones legales. El tiempo de prescripción y el momento en que empieza a correr dependen del delito y la jurisdicción.

En el caso de un delito continuado, el artículo 102 del Código Penal Federal establece que el tiempo para prescribir comienza a correr a partir del día en que se realizó la última conducta.