¿Cuáles son los delitos que se persiguen de oficio?

Los delitos que se persiguen de oficio en México son aquellos en los que el Ministerio Público tiene la obligación de investigar y perseguir la comisión de un delito desde el momento en que tiene conocimiento de él, sin necesidad de que exista una denuncia previa por parte de la víctima o de algún tercero. Estos delitos son considerados de gravedad para la sociedad y por ello, el Estado toma la iniciativa en su persecución.

Algunos ejemplos de delitos que se persiguen de oficio incluyen: homicidio, feminicidio, secuestro, trata de personas, delitos cometidos por medios electrónicos (como la pornografía infantil), delitos contra la salud (como el tráfico de drogas), robo, fraude, entre otros. 

La lista específica de delitos puede variar según las modificaciones legislativas, por lo que siempre es recomendable consultar la legislación penal vigente o a un experto en derecho penal.

La persecución de oficio asegura que ciertos delitos no queden impunes por la falta de denuncia, protegiendo así el interés público y manteniendo el orden social. La intervención del Estado en estos casos refleja la importancia de garantizar la justicia y la seguridad de todos los ciudadanos.

¿Buscas abogado de confianza?

Te ayudamos a encontrar abogado especialista de confianza sin compromiso. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en todo México.









    Al completar el formulario aceptas que has leído y aceptado nuestras Condiciones de Uso y Privacidad.