Monitorio

El procedimiento monitorio es la vía de reclamación civil de cantidades más rápida y ágil. Se utiliza para exigir el pago de deudas líquidas, determinadas, vencidas y exigibles.

Tras presentar la solicitud en el juzgado, el deudor recibirá un requerimiento de pago al que podrá oponerse u obedecer. Solo será necesario llegar a juicio si el deudor se opone a pagar la cantidad reclamada. En caso contrario se podrá instar la ejecución forzosa, mediante la cual se embargan bienes del demandado para aplicarlos al pago de la deuda.

Procedimiento monitorio

Un proceso monitorio sirve para reclamar el pago de deudas dinerarias de forma rápida y sencilla.

Qué es el procedimiento monitorio

A la hora de realizar una reclamación dineraria en sede judicial debemos acudir a dos tipos de procesos diferentes. El primer proceso se conoce como declarativo, ya que la sentencia recaída se limitará a verificar la existencia de una deuda y a cuantificarla.

Una vez dispongamos de la sentencia declarativa, siempre que el deudor no pague voluntariamente, podremos acudir al procedimiento ejecutivo. En este tipo de proceso la sentencia determinará el embargo del patrimonio del deudor en cantidad suficiente para satisfacer su crédito.

El procedimiento monitorio tiene la ventaja de acortar esta vía. Se inicia mediante solicitud en el juzgado, en la cual debemos demostrar que existe una deuda líquida, determinada, vencida y exigible. Para ello podemos utilizar facturas, recibos, albaranes o cualquier otro documento comercial o contable.

Admitida nuestra solicitud inicial, se requerirá al deudor para que realice el correspondiente pago. El demandado tendrá entonces tres opciones:

  1. Pagar la cuantía reclamada.
  2. Desobedecer al requerimiento de pago.
  3. Oponerse a nuestra demanda.

Si el demandado desobedece al requerimiento de pago obtendremos una resolución que nos abrirá la vía ejecutiva sin necesidad de pasar por un proceso declarativo. Por tanto, evitaremos esta fase del procedimiento de reclamación siempre y cuando el deudor no se oponga a nuestra demanda.

Esta agilidad ha convertido al procedimiento monitorio en el más utilizado en sede civil. Sin embargo, es necesario reunir determinados requisitos para poder actuar por esta vía.

¿Buscas un abogado especialista en procedimientos monitorios?

Te ayudamos a encontrar abogado civil de confianza en tu ciudad, gratis y sin compromiso. Contamos con una amplia red de abogados colaboradores por toda España y en cualquier materia.

Tus datos serán cedidos únicamente a los abogados, despachos o marketplaces jurídicos con los que colaboramos para que puedan ayudarte. [Más información]

Recopilamos los datos para gestionar tu petición. Si aceptas, cederemos tus datos a los abogados, despachos o marketplaces jurídicos con los que colaboramos para que puedan ofrecer la mejor respuesta a tu solicitud. La base legal para ello será tu consentimiento. No cederemos tus datos en ningún otro caso, salvo obligación legal.

Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación y oposición, entre otros, mediante correo postal o electrónico según indican nuestras Condiciones de Uso y Privacidad.









Requisitos del procedimiento monitorio

El procedimiento monitorio se regula en los artículos 812 y siguientes de la Ley de Enjuiciamiento Civil. En ellos podemos encontrar los requisitos exigidos para presentar este tipo de demandas.

Así, el procedimiento monitorio solo puede instarse para reclamar el pago de una deuda:

  • Dineraria.
  • Líquida.
  • Determinada.
  • Vencida.
  • Exigible.

El importe de la deuda es irrelevante.

Documentación necesaria para instar el procedimiento

En definitiva, tendremos que demostrar que el demandado ostenta una deuda que reúne las características mencionadas. Para ello habrá que acompañar la demanda de la documentación que acredite la existencia de la misma. En particular, se admiten:

  • Documentos firmados por el deudor o con su sello, impronta o marca.
  • Facturas, albaranes de entrega, certificación, telegramas y otros documentos que se emplean en el tráfico económico para documentar deudas, incluso cuando hayan sido unilateralmente creados por el acreedor.
  • Certificaciones de impago de comunidades de propietarios.
  • Documentos que acrediten la existencia de una relación comercial y duradera.

Esta enumeración no debe entenderse taxativamente, ya que la jurisprudencia viene admitiendo cualquier documento que acredite una relación entre las partes y determine el origen de la deuda y la causa de la reclamación.

La documentación acompañará a la solicitud inicial, firmada por el demandante y, en su caso, acompañada de poder notarial si se hace el nombre de una persona jurídica. Todos estos documentos se entregarán por duplicado para poder enviar una copia al demandado.

El Consejo General del Poder Judicial y los Decanatos y Servicios de Registro y Reparto de los Juzgados disponen de modelos normalizados a disposición del público.

Cómo se desarrolla el procedimiento monitorio

Para iniciar el procedimiento monitorio tendremos que entregar la documentación señalada ante el Decanato o el Servicio Común de Registro y Reparto del domicilio del demandado. En caso de reclamaciones de comunidades de propietarios se puede presentar en los juzgados correspondientes al lugar donde radique la finca.

La asistencia de abogado y procurador no es obligatoria cuando la deuda sea inferior a 2000 €. Sin embargo, es recomendable contar con los servicios de estos profesionales independientemente de la cuantía de la reclamación.

Debemos recordar que en caso de que el deudor se oponga a la demanda tendrá lugar un procedimiento declarativo donde necesitaremos asistencia jurídica. En cualquier caso, hay que saber que solo podremos solicitar la condena en costas cuando estemos reclamando las cuotas o gastos de la comunidad de propietarios.

Es necesario destacar, en los supuestos que se inicia un procedimiento monitorio para reclamar las cuotas de la comunidad de propietarios a los comuneros morosos, no satisfechas, independientemente que la cuantía a reclamar sea inferior a dos mil euros, se les repercutirá los gastos de abogado y procurador.

José Simarro, socio director de Simarro Abogados

Presentada la solicitud inicial, será examinada por el Letrado de la Administración de Justicia, que solo dará cuenta al juez en caso de que concurran elementos que puedan determinar su inadmisión.

Si se acepta nuestra solicitud inicial, la Oficina Judicial requerirá el pago. Este requerimiento se entrega personalmente, por lo que es necesario haber designado correctamente el domicilio de nuestro deudor. Desde el momento en que el demandado reciba el requerimiento de pago dispondrá de 20 días naturales para pagar.

Conclusión del procedimiento monitorio

El fin natural del procedimiento monitorio es el pago de la deuda durante el plazo de 20 días del que hemos hablado. Ten en cuenta que desde que presente la solicitud inicial hasta que se entregue el requerimiento pueden pasar varios meses, dependiendo de la carga del trabajo de la Oficina Judicial. El demandado podrá pagarte directamente la deuda o consignarla en el juzgado.

En caso de no realizar el ingreso, el Letrado de la Administración de Justicia finalizará el procedimiento emitiendo un decreto que permitirá su reclamación en un proceso ejecutivo.

Por último, el demandado puede oponerse alegando que la deuda es total o parcialmente inexistente o que no le resulta imputable. En este caso finalizará el procedimiento monitorio y se abrirá el declarativo que corresponda. Cuando la deuda sea inferior a 6000 € la reclamación se sustanciará mediante un juicio verbal, y cuando sea superior a dicha cantidad corresponderá al juicio ordinario.

En definitiva, el procedimiento monitorio es la mejor vía de reclamación de deudas dinerarias, líquidas, determinadas, vencidas y exigibles. En la mayoría de las ocasiones te permitirá saltarte la fase declarativa, lo que representan un importante ahorro en tiempo y en dinero.

¿Buscas un abogado especialista en procedimientos monitorios?

Te ayudamos a encontrar abogado civil de confianza en tu ciudad, gratis y sin compromiso. Contamos con una amplia red de abogados colaboradores por toda España y en cualquier materia.

Tus datos serán cedidos únicamente a los abogados, despachos o marketplaces jurídicos con los que colaboramos para que puedan ayudarte. [Más información]

Recopilamos los datos para gestionar tu petición. Si aceptas, cederemos tus datos a los abogados, despachos o marketplaces jurídicos con los que colaboramos para que puedan ofrecer la mejor respuesta a tu solicitud. La base legal para ello será tu consentimiento. No cederemos tus datos en ningún otro caso, salvo obligación legal.

Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación y oposición, entre otros, mediante correo postal o electrónico según indican nuestras Condiciones de Uso y Privacidad.