Malversación

La malversación es un delito cometido por un funcionario o alto cargo público en el desempeño de sus funciones consistente en la sustracción o uso indebido de recursos públicos. La malversación también es conocida como desfalco.

Malversación

La malversación es un delito que supone que un funcionario o cargo público realiza una administración desleal o una apropiación indebida del patrimonio público.

Este hecho delictivo se encuentra regulado en los artículos 432, 433, 434 y 435 del Código Penal, dentro de los delitos contra la Administración Pública.

El delito de malversación se comete con dolo y puede suponer dos conductas diferentes: la administración desleal del patrimonio público, o bien la apropiación indebida del patrimonio público.

Tipos de malversación

Se pueden distinguir dos clases diferentes de malversación:

  1. Malversación propia: es a la que nos hemos referido anteriormente, cometida por un funcionario público y que recae sobre el patrimonio público (por apropiación indebida o por administración desleal).
  2. Malversación impropia: en este tipo de malversación, el sujeto activo no es exactamente un empleado público, sino un particular en alguno de los siguientes supuestos establecidos en el artículo 435 del Código Penal:
    • Sea el encargado de fondos, rentas o efectos de las Administraciones Públicas.
    • Cuando sea designado legalmente como depositario de caudales o efectos públicos.
    • Los administradores o depositarios de dinero o bienes embargados, secuestrados o depositados por autoridad pública, aunque pertenezcan a particulares.
    • Los administradores concursales, en relación con la masa concursal o los intereses económicos de los acreedores.
    • Las personas jurídicas en determinados supuestos.

Penas por el delito de malversación

En general, el tipo básico de delito de malversación se castiga con pena de prisión de 2 a 6 años y con la inhabilitación especial para cargo o empleo público y para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo de 6 a 10 años.

Ahora bien, en función de la cantidad sustraída y del daño producido al servicio público pueden existir otros tipos diferentes de pena:

  • Agravada: supone pena de prisión de 4 a 8 años y la inhabilitación absoluta de 10 a 20 años cuando el daño sea grave o el valor del daño sea de más de 50.000 euros.
  • Atenuada: cuando el valor de los bienes de este delito sean menores de 4.000 euros la pena será de prisión de 1 a 2 años y multa de 3 meses y 1 día a 12 meses y en todo caso inhabilitación especial para cargo o empleo público y derecho de sufragio pasivo de 1 a 5 años.