Ley Beckham

La Ley Beckham, también conocida como la ley de impatriados, es un régimen fiscal especial para los extranjeros que viven en España, quienes obtienen un beneficio en la tributación.

El nombre de esta ley es en honor al futbolista David Beckham, quien fue, además, una de las primeras personas en beneficiarse tras la aprobación de esta ley.

Ley Beckham

La Ley Beckham en España es un régimen fiscal especial para que los extranjeros obtengan beneficio en la tributación.

¿En qué consiste la Ley Beckham?

La Ley Beckham consiste en un régimen fiscal especial que tributa de manera fija por el 24% de los ingresos que se generan dentro del territorio español, en vez del régimen progresivo, el cual va ascendiendo del 19% al 45% de los ingresos que se perciben a nivel global y general.

Esta ley proporciona importantes beneficios para los extranjeros porque les permite ahorrar importes significativos de dinero ya que, entre otras características, les facilita pagar los seis primeros años sobre los impuestos patrimoniales, así como también el impuesto de la renta como si se tratara de un no residente.

El ahorro de dinero y las condiciones atractivas de esta ley tienen por objetivo atraer a trabajadores cualificados en diferentes áreas de interés, tanto deportistas como científicos y expertos en muchas otras áreas.

La Ley Beckham hace referencia a los impatriados, quienes son definidos como los trabajadores que han sido contratados a través de un contrato laboral en el extranjero y son asignados para prestar sus correspondientes servicios a España, todo ello con el objetivo de suscribir un contrato con un determinado empleador español.

Sin embargo, es importante destacar que la posibilidad de acogerse a la Ley de Impatriados es completamente opcional para el contribuyente, tal como se explica de forma clara y concisa en el artículo 93 de la LIRPF.

Requisitos de la Ley Beckham

Es importante destacar que, si bien el contribuyente tiene la opción o no de acogerse a esta ley, en caso de que desee hacerlo deberá cumplir con ciertos requisitos mínimos o básicos, como los detallados a continuación:

  1. Residencia: la persona considerada como expatriada no puede haber sido residente en España durante los últimos 10 años.
  2. Contrato de trabajo: también es fundamental que exista un contrato de trabajo en el cual se justifique el traslado de la persona a España. Dicho documento además debe estar firmado por una empresa española, y el núcleo del trabajo o lugar en donde la persona ejerza su actividad profesional debe estar en España.
  3. Rentas: otro aspecto fundamental es que la persona no debe obtener rentas mediante el establecimiento permanente situado dentro del país.
  4. Otros aspectos: también relacionado con el contrato de trabajo, el mismo debe estar vigente. En otras palabras, el contrato que motivó a la persona a ejercer su actividad profesional en España debe estar vigente para que el contribuyente pueda adherirse a este tipo especial de régimen fiscal.

Ventajas de la Ley Beckham

De lo anterior se deriva que es plena decisión del contribuyente acogerse o no a esta ley y para ello deberá evaluar todas las ventajas y desventajas que ello implica. A continuación, analizamos algunas de las ventajas más destacadas de la Ley Beckham.

Entre las ventajas más destacadas de la Ley Beckham, destaca sin duda la tarifa única impositiva, lo que resulta sumamente atractivo y beneficioso para el contribuyente.

Esta tarifa impositiva les permite a los extranjeros que se trasladen a España tener una tarifa impositiva fija del 24%, la cual se paga de forma única sobre los ingresos que hayan sido obtenidos en España con el límite 600.000 euros. En caso de superar los 600.000 euros, la tarifa impositiva única aumenta al 45%, también de tipo fijo.

En este sentido, conviene recordar que el régimen general del IRPF funciona como un régimen progresivo, que va aumentando a medida que también aumentan los ingresos. Esa variación es, en la práctica, la principal diferencia con respecto a la Ley de Impatriados, cuyo régimen impositivo es fijo.

De acuerdo a lo anterior, para saber qué cantidad se debe pagar a Hacienda, existen distintos tramos IRPF en los que se aplicarán porcentajes diferentes, siempre considerando que las cuentas se integran en función de la base general del IRPF.

Principales desventajas de la Ley Beckham

Al igual que ocurre con otros regímenes fiscales, la Ley Beckham también tiene algunas desventajas, las cuales detallamos a continuación:

  • Doble imposición: los contribuyentes que se acojan a este régimen no podrán aplicar los convenios de doble imposición. Esto se debe, principalmente, porque al acogerse a este régimen se adquiere la posición de no residente para los efectos fiscales. De ahí que se le conceda a la persona el certificado de residencia fiscal y como consecuencia no podrán beneficiarse de los acuerdos de doble imposición.
  • Deducción de gastos: otra de las desventajas más destacadas es que la persona no tendrá derecho a aplicar la correspondiente deducción de gastos, como por ejemplo de la Seguridad Social.
  • Exención por indemnización: la persona que se acoja a este régimen tampoco tendrá derecho a una exención por la indemnización de despido. De igual forma, tampoco tendrá derecho a la deducción por mínimo de descendientes o familiares.

Conclusiones

Sin lugar a dudas, la aplicación de esta ley conlleva interesantes ventajas y desventajas, por lo que debe ser analizada por cada una de las personas que cumplen con los requisitos para acogerse a la misma. Ese cumplimiento de requisitos es imprescindible para tener opción a este régimen, aún cuando no es obligatorio acogerse.

Dependiendo de la situación personal y laboral de cada contribuyente, esta figura jurídica puede ser más o menos conveniente.

El objetivo de la Ley Beckham es crear condiciones más atractivas y favorables para atraer trabajadores extranjeros de diferentes áreas de interés para el país, con la ventaja de tratarse de un régimen opcional, lo que le permite a la persona evaluar si efectivamente es o no es conveniente.

Para ello, es fundamental que la persona no haya sido residente en España durante los últimos 10 años, además de cumplir con otros requisitos básicos e imprescindibles para que tenga la opción de acogerse a este tipo de régimen fiscal.

¿Buscas un abogado especialista en derecho fiscal?

Te ayudamos a encontrar abogado de confianza en tu ciudad, gratis y sin compromiso. Contamos con una amplia red de abogados colaboradores por toda España y en cualquier materia.

Tus datos serán cedidos únicamente a los abogados, despachos o marketplaces jurídicos con los que colaboramos para que puedan ayudarte. [Más información]

Recopilamos los datos para gestionar tu petición. Si aceptas, cederemos tus datos a los abogados, despachos o marketplaces jurídicos con los que colaboramos para que puedan ofrecer la mejor respuesta a tu solicitud. La base legal para ello será tu consentimiento. No cederemos tus datos en ningún otro caso, salvo obligación legal.

Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación y oposición, entre otros, mediante correo postal o electrónico según indican nuestras Condiciones de Uso y Privacidad.