Legítima

La legítima, en derecho de sucesiones, es un concepto que hay que tener en cuenta a la hora de realizar un testamento o de recibir una herencia.

Pero, ¿qué es la legítima hereditaria? Se trata de una parte de los bienes de una herencia que se encuentra reservada para unos herederos en concreto, denominados herederos forzosos o legitimarios. El término de legítima se encuentra definido en el artículo 806 del Código Civil.

En concreto, la RAE define la legítima como la “porción de la herencia de que el testador no puede disponer libremente, por asignarla la ley a determinados herederos”.

Legítima

Las herencias se dividen en tres partes, de las cuales dos de ellas constituyen la legítima hereditaria.

¿En cuántas partes se divide una herencia? ¿Cuáles corresponden con la legítima?

Una herencia se divide en tres partes:

  1. Un tercio de legítima. La ley reserva esta parte para los herederos forzosos.
  2. Un tercio de mejora. Utilizada para favorecer a los hijos o descendientes.
  3. Un tercio de libre disposición. El testador puede otorgar esta parte libremente a la persona que le parezca oportuno.

Existen algunas variaciones relacionadas con la cantidad de la legítima en función de la Comunidad Autónoma (como en Aragón, Cataluña, Galicia o en las Islas Baleares).

En cualquier caso, tanto el tercio de legítima como el tercio de mejora van dirigidos a los herederos forzosos y, por lo tanto, ambos constituyen la legítima hereditaria.

En este sentido, la legítima puede ser de dos tipos: legítima global o larga (constituida por los tercios de legítima y de mejora), o bien legítima estricta o corta (únicamente formada por el tercio de legítima).

¿Quiénes son los herederos forzosos o legitimarios?

Según el artículo 807 del Código Civil, los herederos forzosos o legitimarios son: los hijos y descendientes en primer lugar, los padres y ascendientes a falta de los anteriores, y siempre será legitimario el cónyuge viudo o viuda.

Esto da lugar a tres clases de legítima:

  • La legítima de los descendientes está compuesta por dos terceras partes de la herencia (tercio de legítima y tercio de mejora), pudiendo el testador otorgar el tercio de mejora a uno o varios hijos.
  • La legítima de los ascendientes será de la mitad del caudal hereditario en caso de ascendientes o un tercio si concurren con el cónyuge viudo.
  • La legítima del cónyuge viudo. Esta puede ser el usufructo de la mitad de la herencia (si no hay descendientes pero sí ascendientes), el usufructo del tercio de mejora en caso de que existan hijos o descendientes, o el usufructo de los dos tercios de la herencia si no hay descendientes ni ascendientes.