Legítima estricta

La legítima estricta, también denominada corta, corresponde con la parte de la herencia que debe repartirse a partes iguales entre todos los herederos forzosos que corresponda.

En concreto, se trata de una tercera parte del caudal hereditario que equivale al tercio de legítima.

Según la RAE, la legítima estricta puede definirse como la “parte de la total que ha de dividirse con absoluta igualdad entre los herederos forzosos, sin diferencia, gravamen, condición o mejora”.

Para comprender mejor el concepto de legítima estricta, explicamos en qué consiste la legítima que se encuentra definida en el artículo 806 del Código Civil: “Es la porción de bienes de que el testador no puede disponer por haberla reservado la ley a determinados herederos, llamados por esto herederos forzosos”.

Legítima estricta

La legítima estricta corresponde con una tercera parte del caudal hereditario que se denomina tercio de legítima.

Así, la legítima puede ser de dos tipos diferentes en función de los tercios por los que esté formada:

  • Legítima estricta o corta. A la que nos referimos en este artículo, que se encuentra formada sólo por el tercio de legítima.
  • Legítima global o larga. Está constituida por el tercio de legítima y el tercio de mejora.

¿De qué modo se asigna la legítima estricta o corta?

Por lo tanto, del mismo modo que en el concepto de tercio de legítima, la legítima estricta o corta será repartida en función del criterio dictado por la ley, y no por decisión del testador.

Los herederos forzosos son, en la gran mayoría de los casos, los hijos o descendientes (excepto cuando no existen que serían los padres o ascendientes), por lo que la legítima estricta se repartirá entre ellos por partes iguales.

¿Buscas un abogado especialista en reclamación de la legítima hereditaria?

Te ayudamos a encontrar abogado de confianza especialista en herencias en tu ciudad, gratis y sin compromiso. Contamos con una amplia red de abogados colaboradores por toda España y en cualquier materia.