Artículo 23 de la Ley de Arrendamientos Urbanos

1. El arrendatario no podrá realizar sin el consentimiento del arrendador, expresado por escrito, obras que modifiquen la configuración de la vivienda o de los accesorios a que se refiere el apartado 2 del artículo 2. En ningún caso el arrendatario podrá realizar obras que provoquen una disminución en la estabilidad o seguridad de la vivienda.

2. Sin perjuicio de la facultad de resolver el contrato, el arrendador que no haya autorizado la realización de las obras podrá exigir, al concluir el contrato, que el arrendatario reponga las cosas al estado anterior o conservar la modificación efectuada, sin que éste pueda reclamar indemnización alguna.

Si, a pesar de lo establecido en el apartado 1 del presente artículo, el arrendatario ha realizado unas obras que han provocado una disminución de la estabilidad de la edificación o de la seguridad de la vivienda o sus accesorios, el arrendador podrá exigir de inmediato del arrendatario la reposición de las cosas al estado anterior.

art 23 lau

El artículo 23 de la Ley de Arrendamientos Urbanos española hace referencia a las obras que realice el arrendatario, las cuales deberá previamente pedir autorización al arrendador. En caso de no haber mediado solicitud, el arrendador podrá exigir la reposición de las cosas al estado anterior.

El artículo 23 de la Ley de Arrendamientos Urbanos forma parte del título dedicado a los arrendamientos de vivienda: