Intereses de demora

Los intereses de demora, también denominados intereses moratorios, son los intereses que se originan en las deudas incumplidas de dinero. Así lo indica la RAE, que define los intereses de demora como los “intereses que debe abonar el deudor moroso“.

Su principal objetivo es reparar el daño que ocasiona el deudor a su acreedor por el retraso en el pago de la obligación, por lo que no tienen carácter sancionador sino indemnizatorio.

Intereses de demora

Los intereses de demora, o intereses moratorios, se generan cuando una persona incumple con el pago de una deuda de dinero.

Estos intereses se encuentran regulados en el Código Civil que establece en el artículo 1.108: “Si la obligación consistiere en el pago de una cantidad de dinero, y el deudor incurriere en mora, la indemnización de daños y perjuicios, no habiendo pacto en contrario, consistirá en el pago de los intereses convenidos, y a falta de convenio, en el interés legal”.

Cálculo de los intereses de demora

En general, para el cálculo del tipo de interés de demora, según la Ley General Tributaria, será el interés legal del dinero incrementado en un 25%.

Esto será así excepto cuando la Ley de Presupuestos Generales del Estado establece otro diferente. En concreto, en el año 2017 la Ley de Presupuestos Generales del Estado establecía que el interés de demora sería de 3,75%.

Por otro lado, para calcular la base del interés de demora se hará sobre el importe no pagado en plazo.