Intereses de demora

En términos generales, los intereses de demora, también denominados intereses moratorios, se pueden definir como la indemnización que paga el deudor al acreedor por el impago de una deuda.

Así lo indica la RAE, que define los intereses de demora como los “intereses que debe abonar el deudor moroso“.

Intereses de demora

Los intereses de demora, o intereses moratorios, se generan cuando una persona incumple con el pago de una deuda de dinero.

El impago de un préstamo o el retraso en el pago de una deuda siempre tiene consecuencias, el pago de intereses adicionales.

Se llama mora o demora a la situación en la que incurre el deudor que, llegada la fecha de pago, no lo realiza. Ahora bien, la mora no impide el cumplimiento tardío.

Su principal objetivo es reparar el daño que ocasiona el deudor a su acreedor por el retraso en el pago de la obligación, por lo que no tienen carácter sancionador sino indemnizatorio.

Requisitos para el devengo de intereses de demora

Para que haya que pagar intereses de demora deberán concurrir los siguientes requisitos:

  1. Que la deuda haya vencido, es decir, que haya transcurrido la fecha estipulada para realizar el pago.
  2. Que la deuda sea dineraria, es decir, que lo que se deba sea dinero.
  3. Que se haya pactado expresamente el pago de intereses en caso de incumplimiento.
  4. Que no exista pacto contrario al pago de interés en el supuesto de impago.

¿Cuándo comienza el devengo de intereses de demora?

Debemos de distinguir entre:

Demora en contratos entre particulares

En los contratos celebrados entre particulares, el deudor incurre en mora desde que el acreedor le exige judicial o extrajudicialmente la obligación de entregar una cosa.

Ahora bien, si en el contrato se estipula que la reclamación judicial o extrajudicial no es necesaria, la mora comienza desde el momento del incumplimiento.

La mora en los contratos entre particulares se regula en el artículo 1100 y siguientes del Código Civil.

Demora en contratos mercantiles u operaciones comerciales

En las operaciones comerciales no será necesaria la reclamación expresa o aviso por parte del acreedor, la demora comenzará automáticamente cuando transcurra el plazo para el pago.

En este caso, la demora viene establecida en la Ley 3/2004, de 29 de diciembre, por la que se establecen las medidas de lucha contra la morosidad en las operaciones comerciales.

¿Buscas un abogado especialista en reclamar intereses de demora?

Te ayudamos a encontrar abogado de confianza en tu ciudad, gratis y sin compromiso. Contamos con una amplia red de abogados colaboradores por toda España y en cualquier materia.

Tus datos serán cedidos únicamente a los abogados, despachos o marketplaces jurídicos con los que colaboramos para que puedan ayudarte. [Más información]

Recopilamos los datos para gestionar tu petición. Si aceptas, cederemos tus datos a los abogados, despachos o marketplaces jurídicos con los que colaboramos para que puedan ofrecer la mejor respuesta a tu solicitud. La base legal para ello será tu consentimiento. No cederemos tus datos en ningún otro caso, salvo obligación legal.

Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación y oposición, entre otros, mediante correo postal o electrónico según indican nuestras Condiciones de Uso y Privacidad.







Tipos de intereses de demora

Según los casos en los que se produce la mora del deudor, se pueden distinguir los siguientes tipos de intereses de demora:

Interés legal del dinero

Cuando el deudor se retrasa en el pago de una cantidad de dinero se genera un perjuicio económico para el acreedor. La forma de subsanar este perjuicio es el pago de intereses.

En la mayoría de los casos, las partes acuerdan el tipo de interés que se pagará por el retraso en el pago, pero hay ocasiones en que no se pacta nada al respecto.

Cuando no se ha previsto el tipo de interés que se pagará en caso de impago, se aplicará el interés legal del dinero.

El interés legal del dinero es el porcentaje legal para calcular la indemnización de daños y perjuicios cuando el deudor no paga o se retrasa en el pago.

El interés legal del dinero para el año 2019 es del 3%.

El interés legal del dinero será el interés de demora en:

  • Contratos entre particulares, el interés de demora será el interés acordado por las partes y, en su defecto, el interés legal del dinero.

Si la obligación consistiera en el pago de una cantidad de dinero, y el deudor incurriere en mora, la indemnización de daños y perjuicios, no habiendo pacto en contrario, consistirá en el pago de los intereses convenidos, y a falta de convenio, en el interés legal.

Artículo 1108 del Código Civil

  • Contratos con sociedades y empresas, el interés de demora será el interés pactado, y a falta de pacto, el interés legal del dinero.

El artículo 316 del Código de Comercio dedicado a los préstamos mercantiles, dispone:

Los deudores que demoren el pago de sus deudas después de vencidas, deberán satisfacer desde el día siguiente al del vencimiento el interés pactado para este caso o, en su defecto, el legal.

Artículo 316 del Código de Comercio

El artículo 341 del Código de Comercio dedicado a la compraventa, establece:

La demora en el pago del precio de la cosa comprada constituirá al comprador en la obligación de pagar el interés legal de la cantidad que adeude al vendedor.

Artículo 341 del Código de Comercio

Interés de mora procesal

Desde que se dicte una sentencia o resolución que condene al demandado-deudor al pago de una cantidad de dinero líquida, se devengará a favor del demandante-acreedor un interés anual igual al interés legal del dinero incrementado en 2 puntos, o el establecido por las partes o por la ley.

Este tipo de interés de mora procesal se aplica a cualquier ámbito jurisprudencial, excepto las especialidades establecidas legalmente para las Haciendas Públicas.

El interés de mora procesal se regula en el artículo 576 de la Ley de Enjuiciamiento Civil (LEC).

El interés de mora procesal para el año 2019 se fija en 5%.

Interés de demora

Es el porcentaje que establece la ley y recae sobre las cuotas impagadas en proporción a los días de retraso del pago.

La Ley de Presupuestos Generales del Estado establece para cada año, tanto el interés legal del dinero como el interés de demora.

Como regla general, el porcentaje del  interés de demora es el interés legal del dinero más un 25%, aunque en ocasiones ha superado en más de un 25% el interés legal del dinero.

El interés de demora para el año 2019 es del 3,7%.

Este porcentaje es el que se aplica en las deudas tributarias o en  deudas con la Seguridad Social.

Interés de demora en préstamos hipotecarios

Los intereses de demora de los préstamos hipotecarios para la adquisición de vivienda habitual, garantizados con hipotecas constituidas sobre la misma vivienda, no podrán ser superiores a tres veces el interés legal de dinero y solo podrán devengarse sobre el principal pendiente de pago.

Para el año 2019 es del 9%.

Interés de demora en préstamos personales

El Tribunal Supremo considera que el interés de demora en los préstamos personales sin garantía real concertados con consumidores será el interés remuneratorio pactado más dos puntos.

El interés remuneratorio es el precio que el prestatario ha de abonar a la entidad prestamista por el disfrute o utilización del dinero recibido en préstamo.

Es decir, son los intereses que pagamos por los préstamos.

Diferente del interés de demora que es, como hemos indicado antes,  una indemnización que paga el deudor al acreedor por el impago de una deuda.

Ejemplo: Si solicitamos un préstamo para la compra de un vehículo y pactamos un interés remuneratorio del 5%, el interés de demora será del 7%.

…La Sala considera que el incremento de dos puntos porcentuales previsto en el artículo 576 de la Ley de Enjuiciamiento Civil  para la fijación del interés de mora procesal es el criterio legal más idóneo para fijar cuál es el interés de demora en los préstamos personales concertados con consumidores, que no suponga la imposición de una indemnización alta al consumidor que no cumpla con sus obligaciones.

…la Sala considera abusivo un interés de demora que suponga un incremento de más de dos puntos porcentuales respecto del interés remuneratorio pactado en un préstamo personal.

Tribunal Supremo, sentencia del 22 de abril de 2015

Interés de demora en los créditos al consumo

El artículo 20 de la Ley 16/2011, de 24 de junio, de contratos de crédito al consumo, que establece:

En ningún caso, podrá aplicarse a los créditos que se concedan en forma de descubiertos a los que se refiere este artículo un tipo de interés que dé lugar a una tasa anual equivalente superior a 2,5 veces el interés legal del dinero.

Artículo 20 de la Ley de contratos de créditos al consumo

El interés de demora en los créditos al consumo  para el año 2019 es del 7,5%.

Interés de demora en operaciones comerciales

El interés de demora en operaciones comerciales está regulado en el artículo 7 la Ley 3/2004, de 29 de diciembre, por la que se establecen las medidas de lucha contra la morosidad en las operaciones comerciales.

El interés de demora a aplicar en las operaciones comerciales durante el primer semestre natural del año 2019 será el 8%, según Resolución de 19 de diciembre de 2018, de la Secretaría General del Tesoro y Financiación Internacional.

Son operaciones comerciales las que dan lugar a la entrega de bienes o a la prestación de servicios entre empresas o entre empresas y la Administración.

¿Buscas un abogado especialista en reclamar intereses de demora?

Te ayudamos a encontrar abogado de confianza en tu ciudad, gratis y sin compromiso. Contamos con una amplia red de abogados colaboradores por toda España y en cualquier materia.

Tus datos serán cedidos únicamente a los abogados, despachos o marketplaces jurídicos con los que colaboramos para que puedan ayudarte. [Más información]

Recopilamos los datos para gestionar tu petición. Si aceptas, cederemos tus datos a los abogados, despachos o marketplaces jurídicos con los que colaboramos para que puedan ofrecer la mejor respuesta a tu solicitud. La base legal para ello será tu consentimiento. No cederemos tus datos en ningún otro caso, salvo obligación legal.

Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación y oposición, entre otros, mediante correo postal o electrónico según indican nuestras Condiciones de Uso y Privacidad.