Inspección médica por baja laboral

La inspección médica por baja laboral es una revisión periódica del estado de salud del trabajador que se encuentra en situación de incapacidad laboral. Está relacionada con la prestación por incapacidad temporal y su duración.

Inspección médica por baja laboral

La inspección médica por baja laboral consiste en determinar si el paciente ha recuperado su capacidad de trabajo.

¿Buscas abogado especialista en incapacidades laborales?

Te ayudamos a encontrar abogado laboralista de confianza en tu zona. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en toda España.

Buscar abogado laboralista

Escoge en qué zona de España quieres buscar abogado:

Buscar abogado

¿Qué es la inspección médica por baja laboral?

La incapacidad laboral temporal (también denominada baja laboral) se da cuando la duración del proceso de curación de un trabajador se estima que será inferior a 365 días.

Si durante este tiempo se prevé que la duración va a ser mayor, se pasará a un estado de incapacidad permanente.

Así, la inspección médica consiste en un proceso de reconocimiento y control en el que se determina el grado de recuperación de la capacidad de trabajo de una persona incapacitada temporalmente que está recibiendo una prestación.

Las principales funciones de la revisión médica son:

  1. Declarar la baja.
  2. Emitir partes de confirmación de baja (determinar la conveniencia del tratamiento).
  3. Proporcionar informes médicos y de control de la incapacidad.
  4. Determinar la contingencia causante de la baja: accidente laboral, enfermedad profesional, o bien una contingencia común.
  5. Reconocer el pago de la pensión por incapacidad temporal.
  6. Denegar, suspender o extinguir la prestación económica por incapacidad.
  7. Iniciar el expediente por incapacidad permanente.
  8. Declarar el alta por curación.

¿Quién se encarga de gestionar esta inspección médica?

Por norma general, la inspección médica por una baja laboral se gestiona a través de las siguientes entidades:

  • Servicio Público de Salud (SPS): para emitir partes de baja (por contingencias comunes o por contingencias profesionales de trabajadores no acogidos a una mutua), confirmación y alta médica.
  • Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS): podrá emitir altas médicas, iniciar un expediente de incapacidad permanente o emitir la baja por recaídas.
  • Instituto Social de la Marina (ISM): actúa del mismo modo que el INSS, pero solo para los trabajadores del Régimen Especial de Trabajadores del Mar.
  • Mutuas Colaboradoras con la Seguridad Social: tienen competencia para emitir partes de baja, de confirmación y de alta por contingencias profesional (no pueden dar el alta por contingencias comunes) y también proponer el alta en contingencias comunes.
  • Empresas colaboradoras: se encargan de emitir partes de baja, confirmación y alta de los trabajadores de su plantilla (por contingencias profesionales).

No obstante, cuando la incapacidad temporal dure más de 365 días o cuando se trate de una incapacidad permanente, solo podrán gestionar la inspección médica el INSS (o el ISM en caso de trabajadores del mar).

¿Cuándo habrá que asistir a la inspección médica por baja laboral?

Es obligatorio acudir a una cita de este tipo siempre que lo requiera el médico correspondiente.

En caso de no cumplir con la asistencia a la inspección, la entidad gestora suspenderá el pago de la prestación. Además, si en los cuatro días siguientes no se justifica la ausencia, supondrá la extinción definitiva de la pensión por incapacidad.

Es importante tener en cuenta que podrá ser la Mutua la que se encargue de realizar esta inspección y exigir la asistencia al reconocimiento de sus servicios médicos (basta con que lo comunique con una antelación mínima de cuatro días hábiles).

Pero, ¿con qué frecuencia se suelen realizar estas revisiones de la incapacidad temporal? Según el periodo de duración aproximado de la baja laboral se establecen las siguientes pautas:

  • Incapacidad temporal inferior a 5 días naturales (duración muy corta): no supone ninguna revisión.
  • Baja laboral de entre 5 y 30 días naturales (corta): la primera revisión tendrá que darse en los primeros 7 días naturales, mientras que la segunda y siguientes se producirán en un máximo de 14 días naturales.
  • Baja de 31 a 60 días naturales (duración media): la primera revisión tendrá que darse en los primeros 7 días naturales, mientras que la segunda y sucesivas se producirán en un máximo de 28 días naturales.
  • Incapacidad temporal de 61 días o más (larga duración): la primera revisión se producirá en un máximo de 14 días y las siguientes tendrán lugar en un máximo de 35 días naturales.

¿Cómo funciona la inspección médica por baja laboral?

Esta inspección consiste en un proceso que se divide en varias etapas, con el objetivo de comprobar que se cumple con los requisitos para mantener la situación de incapacidad temporal (en relación con la cotización y el estado de salud del trabajador).

A continuación, explicamos las diferentes etapas en las que interviene la inspección médica por una baja laboral.

Declaración de la baja laboral

Cuando el facultativo competente considere que el paciente no dispone de plena capacidad para realizar las funciones de su trabajo y debe ser sometido a tratamiento, le entregará un parte de baja. 

En este momento se inicia el proceso de inspección médica por baja laboral.

Este parte de baja se entregará por duplicado al trabajador (para que entregue uno de ellos a la empresa) y también se enviará al INSS para que conceda la pensión.

A la hora de reconocer el derecho a la prestación por incapacidad, además de atender a razones médicas se tendrá que atender a la cotización del trabajador y su estado de afiliación.

Proceso de control de la baja

Tras cada reconocimiento médico, si el trabajador evoluciona conforme a lo esperado, se debe emitir un parte de confirmación que se entregará al trabajador por duplicado para que entregue una copia a la empresa.

Por otro lado, si el facultativo observa una evolución distinta podrá modificar la duración estimada de la baja (acortarla o alargarla).

Declaración del alta laboral

El parte de alta supone la extinción de la situación de incapacidad temporal y su correspondiente prestación, lo que implica la reincorporación del trabajador a su puesto de trabajo.

En relación con la inspección médica, procederá emitir el alta cuando:

  • El trabajador ha recuperado su capacidad de trabajo (por curación).
  • El trabajador no se presenta a las correspondientes revisiones médicas (por incomparecencia).

Por último, si el trabajador no está de acuerdo con el alta existe la posibilidad de de manifestar la disconformidad ante el INSS a través de la presentación de un modelo oficial al SPS y a la empresa, generalmente.

Durante el proceso en el que el SPS y la entidad gestora decidan si el alta queda o no confirmada, habrá una prórroga de la incapacidad y el trabajadores seguirá cobrando.

Efectos de las inspecciones durante la baja

A modo resumen, algunos de los principales efectos o consecuencias de una inspección médica son los siguientes:

  1. Determinar la baja laboral.
  2. Emitir un parte de confirmación tras cada revisión médica para determinar la duración de la baja.
  3. Revisar el grado de incapacidad laboral reconocido hasta el momento de la inspección.
  4. Descubrir la existencia de una incapacidad permanente.
  5. Emitir el alta médica, lo que supondrá la reincorporación del trabajador a su puesto de trabajo y la extinción de la prestación.

¿Buscas abogado especialista en incapacidades laborales?

Te ayudamos a encontrar abogado laboralista de confianza en tu zona. Tenemos una amplia red de abogados colaboradores en toda España.

Buscar abogado laboralista

Escoge en qué zona de España quieres buscar abogado:

Buscar abogado