Insolvencia actual

La insolvencia actual se da cuando el deudor, sea una persona física o jurídica, no puede cumplir regularmente sus obligaciones exigibles.
Ideas clave
  • La insolvencia actual se define en el artículo 2.3 de la Ley Concursal.
  • Se trata de uno de los tipos de insolvencia recogidos por la Ley Concursal, junto a la insolvencia inminente y la insolvencia probable.
  • La principal consecuencia de la insolvencia actual es que el deudor puede solicitar el concurso de acreedores. Si se trata de una persona física, puede acogerse a la Ley de la Segunda Oportunidad.

¿Quieres cancelar tus deudas?

Te ponemos en contacto con abogados especialistas en la Ley de la Segunda Oportunidad para que puedas consultar gratuitamente si puedes cancelar tus deudas.

Pedir consulta gratis

¿Qué es la insolvencia actual?

La insolvencia actual es aquella que se produce cuando el deudor, sea una persona física o jurídica, no puede cumplir regularmente sus obligaciones exigibles. 

En estos términos la define el artículo 2.3 de la Ley Concursal, y se trata de uno de los tipos de insolvencia que recoge esta ley, junto a la insolvencia inminente y la insolvencia probable.

Por lo tanto, la insolvencia actual tiene lugar cuando el deudor ha entrado ya en situación de insolvencia, es decir, cuando ya no puede hacer frente a sus deudas, por carecer de recursos para ello.

¿Qué consecuencias tiene la insolvencia actual?

Si el deudor se encuentra en situación de insolvencia actual, la consecuencia más importante es que puede solicitar la declaración de concurso de acreedores. Existen dos vías distintas, en función de si se trata de una persona jurídica o natural:

  • Las personas jurídicas pueden solicitar el concurso de acreedores que se ha regulado en la Ley Concursal para ellas tradicionalmente.
  • Las personas físicas pueden acogerse a la Ley de la Segunda Oportunidad. Se trata de una modalidad más reciente del concurso de acreedores, específico para personas naturales (sean particulares o autónomos), cuyo nombre técnico es exoneración del pasivo insatisfecho (EPI). Sin embargo, lo más habitual es referirse a este mecanismo simplemente como Ley de la Segunda Oportunidad, debido a que se introdujo en la Ley Concursal, en 2015, con la aprobación de la Ley 25/2015, de 28 de julio, de mecanismo de segunda oportunidad, reducción de la carga financiera y otras medidas de orden social. Por otro lado, es importante tener en cuenta que para acogerse a la Ley de la Segunda Oportunidad no solo hay que ser insolvente, sino que se tienen que reunir otras condiciones.

Hay casos en los que se puede evitar la declaración de concurso, partiendo de una situación de insolvencia actual, a través de la vía del preconcurso

Concretamente, los artículos 583.1 y 585.2 de la Ley Concursal prevén que las personas naturales o jurídicas que realicen actividades empresariales o profesionales (esto es, empresas y autónomos, incluyendo profesionales como abogados, arquitectos, etc.) puedan comunicar la apertura de negociaciones con sus acreedores para lograr un plan de reestructuración de sus deudas o la intención de comenzarlas de forma inmediata.

Esta posibilidad está contemplada también para los casos de insolvencia inminente y probable, no solo para cuando la insolvencia es actual. En todo caso, la finalidad es tratar de evitar que se tenga que declarar el concurso de acreedores.

¿En qué se diferencia la insolvencia actual de la insolvencia inminente y la insolvencia probable?

La diferencia entre los tres tipos de insolvencia es que:

  • La insolvencia actual tiene lugar cuando ya el deudor no puede pagar sus deudas, en términos de regularidad.
  • La insolvencia inminente se produce cuando el deudor prevé que no podrá cumplir sus obligaciones regular y puntualmente dentro de los próximos 3 meses.
  • La insolvencia probable es un supuesto que solo se contempla en derecho preconcursal, y se da cuando es objetivamente previsible que, en caso de no alcanzar un plan de reestructuración, el deudor no va a poder cumplir regularmente sus obligaciones que venzan en los próximos 2 años. Esta situación está prevista solo para las personas físicas o jurídicas que desempeñan actividades empresariales o profesionales.

Abogados expertos en Ley de Segunda Oportunidad

Averigua si cumples los requisitos para acogerte a la Ley de Segunda Oportunidad y cancelar tus deudas.

Pedir estudio gratuito
Consultas sobre insolvencia actual