Injuria

La injuria es un delito contra el honor que atenta contra la dignidad o el honor de una persona, a través de una acción o expresión, normalmente, hechos o insultos.

Con la injuria se menoscaba a la persona, causándole daños morales dado que se atenta contra su reputación. Además, se violenta un derecho fundamental de la otra persona como es el derecho al honor, señalado en el artículo 18.1 de la Constitución.

Injuria

La injuria es un delito que consiste en lesionar la dignidad de una persona mediante ofensas o hechos falsos graves.

La injuria como delito

Según el artículo 208 del Código Penal, “la injuria es la acción o expresión que lesiona la dignidad de otra persona, menoscabando su fama o atentando contra su propia estimación”.

Solamente la injuria tendrá la consideración de delito si esta fuese considerada grave, salvo la excepción de injurias leves en casos de violencia sobre la mujer.

Igualmente, no se considerará delito si la injuria se comete cuando, al denunciar unos hechos, el denunciante piensa que el presunto autor es la persona a la que denuncia, resultando posteriormente que la persona denunciada no era autora de los hechos delictivos.

La injuria debe dañar obligatoriamente el honor del otro, atentar contra su derecho fundamental al honor.

Para que se dé el delito de injuria será suficiente con que el autor de la vejación o acción injuriosa conozca que se van a producir daños y perjuicios para la otra persona.

Así pues, solo cabe la injuria como delito si se produce mediante una conducta dolosa, es decir, el autor sabe de sobra que va a producir daños y perjuicios a la otra persona con su acción.

Otra cuestión es la defensa ante una injuria. No hay derecho a actuar en defensa propia ante una injuria. Se castigaría igual al injuriado si responde con una injuria.

Con ello queremos decir que si nos insultan, responder al insulto tendría el mismo castigo sobre nosotros que sobre quien nos insultó primero.

Por último, debemos confrontar dos derechos fundamentales como son la libertad de expresión y el derecho al honor.

No siempre lo que uno piensa que es una injuria lo sería y no siempre la libertad de expresión da derecho a menoscabar a las personas. El límite en esta confrontación de derechos no está regulado y deberá resolverlo el Juez ante quien se exponga el caso.

Clasificación de las injurias

El Código Penal distingue entre:

  1. Injurias con publicidad: Cuando el autor de la injuria la difunde por medios de comunicación o redes sociales produciendo el mayor daño posible. Al autor de los hechos se le podrá castigar con penas de multa de 6 a 14 meses con la cuota diaria que corresponda.
  2. Injurias sin publicidad: Injurias directas que no hayan sido difundidas. Se castigará al autor con pena de multa de 3 a 7 meses con la cuota diaria correspondiente.

¿Cómo denunciar una injuria?

La injuria se considera un delito privado según el Código Penal.

¿Y esto qué significa? Pues significa que, o el perjudicado denuncia o el Juzgado no iniciará procedimiento alguno.

Esto se produce porque el Ministerio Fiscal no va a actuar en este tipo de procedimientos (en injurias y calumnias).

Primordial y obligatorio es la realización de un acto de conciliación con la parte a la que pretendemos denunciar previamente a iniciar el proceso judicial. Sin este acto de conciliación nuestra querella no se admitiría a trámite.

Lo habitual es interponer una querella, dado que así tendremos la cualidad de “acusación particular” en el procedimiento. Algo que no tendríamos si simplemente denunciásemos y, contando que no participa el Ministerio Fiscal, no habría acusación y se acabaría archivando el proceso.

¿Buscas un abogado especialista en delitos de injurias?

Te ayudamos a encontrar abogado penalista de confianza en tu ciudad, gratis y sin compromiso. Contamos con una amplia red de abogados colaboradores por toda España y en cualquier materia.

Tus datos serán cedidos únicamente a los abogados, despachos o marketplaces jurídicos con los que colaboramos para que puedan ayudarte. [Más información]

Recopilamos los datos para gestionar tu petición. Si aceptas, cederemos tus datos a los abogados, despachos o marketplaces jurídicos con los que colaboramos para que puedan ofrecer la mejor respuesta a tu solicitud. La base legal para ello será tu consentimiento. No cederemos tus datos en ningún otro caso, salvo obligación legal.

Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación y oposición, entre otros, mediante correo postal o electrónico según indican nuestras Condiciones de Uso y Privacidad.