Incapacidad temporal

La incapacidad temporal o transitoria, también conocida como baja médica, es una situación puntual de un trabajador que está imposibilitado para trabajar y requiere asistencia médica de la Seguridad Social. Esta incapacidad puede derivarse de una enfermedad común, de un accidente no laboral, una enfermedad profesional o de un accidente laboral.

Incapacidad temporal

Un trabajador con una incapacidad temporal o baja médica se encuentra imposibilitado de manera puntual para trabajar y requiere asistencia sanitaria.

Por otro lado, este tipo de incapacidad laboral también comprende los períodos de observación por enfermedad profesional.

¿Quién puede ser beneficiario?

La incapacidad temporal puede ser solicitada por cualquier trabajador que cumpla lo siguiente:

  • Se encuentre en situación de alta o asimilada al alta.
  • En caso de enfermedad común, se exige una cotización mínima de 180 días dentro de los 5 años anteriores (por accidente o enfermedad profesional no se requiere ninguna cotización).

¿Cuánto se cobra por incapacidad laboral temporal?

Durante el tiempo que dura la baja médica, el contrato laboral queda suspendido. Por lo tanto, para cubrir la falta de ingresos de un trabajador incapacitado de manera temporal, además de tener derecho a una asistencia sanitaria, recibirá un subsidio económico en función del origen de la incapacidad que será:

  • De un 75% de la base reguladora por enfermedad profesional o accidente de trabajo.
  • Un 60% de la base reguladora desde el día 4 hasta el día 20 de la incapacidad causada por enfermedad común o accidente no laboral.
  • De un 75% de la base reguladora a partir del día 21 de la incapacidad causada por enfermedad común o accidente no laboral.

Duración máxima de la incapacidad temporal

Con carácter general, la incapacidad temporal puede durar hasta 365 días, prorrogables por otros 180 días cuando se estime que en ese período es posible la curación del trabajador y, por lo tanto, el alta médica.

En el caso de los períodos de observación por enfermedad profesional, la duración máxima es de 6 meses (prorrogables por otros 6 meses más).

Una vez transcurridos los períodos máximos, el INSS tendrá que valorar si el estado de salud no es el adecuado y si es necesario pasar a una incapacidad permanente.

Modos de extinción de la incapacidad temporal

Una vez explicados los diferentes aspectos de una incapacidad temporal, se pueden distinguir varios modos por los que se pierde el derecho al subsidio de incapacidad temporal:

  1. Por el transcurso de los plazos máximos establecidos.
  2. Por alta médica.
  3. Comenzar a recibir la pensión de jubilación.
  4. Por la declaración de incapacidad laboral permanente.
  5. Por fallecimiento del beneficiario.