Hurto

El hurto es el apoderamiento de algo ajeno con ánimo de lucro y sin el consentimiento del dueño.

Según la RAE, el hurto es un “delito consistente en tomar con ánimo de lucro cosas muebles ajenas contra la voluntad de su dueño, sin que concurran las circunstancias que caracterizan el delito de robo“.

El hurto se encuentra regulado en el Código Penal en sus artículos 234 a 236.

Tipos de hurto

Existen varias modalidades diferentes de hurto en función del valor de lo sustraído:

  • El hurto, en su modalidad básica, supone que lo sustraído tiene un valor de más de 400 euros y las penas van desde 6 a 18 meses de prisión.
  • Delito de hurto leve. Recogido en el apartado 2 del artículo 234. En este caso, si la cuantía de lo sustraído no excede los 400 euros, la pena de prisión será de 1 a 3 meses.
  • El hurto agravado, regulado mediante el artículo 235, aplica una pena de prisión de 1 a 3 años siempre que concurra alguna de las circunstancias establecidas en ese artículo como por ejemplo cuando las cosas que se sustraigan sean de valor artístico, histórico, cultural o científico.
  • El hurto de cosa prestada. El artículo 236 del Código Penal establece que: “Será castigado con multa de tres a doce meses el que, siendo dueño de una cosa mueble o actuando con el consentimiento de éste, la sustrajere de quien la tenga legítimamente en su poder, con perjuicio del mismo o de un tercero”.

Diferencia entre robo y hurto

Se trata de dos conceptos muy parecidos que básicamente se diferencian por el modo de ejecución.

A diferencia del robo, el hurto realiza el apoderamiento de la cosa ajena sin el empleo de la fuerza en las cosas ni de la violación o intimidación en las personas.

Ambos están penados por ley, pero el robo se considera un delito más grave que el hurto, y por lo tanto la pena de prisión es mayor.