Habeas corpus

El habeas corpus es un derecho recogido en la Constitución que protege a cualquier ciudadano ante arrestos y detenciones arbitrarias. Proporciona la garantía de poder comparecer de forma inmediata y pública ante un Juez para que este determine si el arresto fue o no conforme a la legalidad y si debe mantenerse o interrumpirse.

El procedimiento habeas corpus va a proteger al ciudadano ante una detención que pueda no ser legal. Es decir, un agente no puede detener a una persona porque sí. Solo podrá realizar una detención si hay un motivo legal que lo justifique.

Habeas corpus

El habeas corpus es una garantía que busca proteger a los ciudadanos de detenciones y arrestos ilegales.

Nuestra Constitución de 1978 protege de manera taxativa los derechos fundamentales de los ciudadanos y las libertades públicas.

Cuando a un ciudadano se le detiene queda restringido, sobre todo, su derecho a la libertad. Entendiendo por libertad, libertad para moverse libremente y para llevar a cabo cualquier acto o actividad que la ley no prohíba.

Por ello las detenciones que realiza la Policía o Guardia Civil deben realizarse dentro de la legalidad que marcan la Constitución y las leyes.

¿Qué es y para qué sirve el procedimiento habeas corpus?

El procedimiento habeas corpus sirve esencialmente para solicitar al Juez que deje en libertad a una persona que, supuestamente, ha sido detenida ilegalmente.

Por ejemplo un Policía para a un ciudadano en la calle para identificarle. Este ciudadano lleva el DNI caducado y el Policía lo detiene, lo lleva a Comisaría, lo mete en calabozos y lo quiere poner a disposición judicial.

¿Está realizando el Policía una detención legal? La respuesta es NO. El ciudadano no está cometiendo ningún delito y, por tanto, no se le puede detener. Es más, sería el Policía el que estaría cometiendo un posible delito al restringir la libertad del ciudadano de manera tan radical.

En este caso sería más que probable que el ciudadano o su Abogado solicitasen un habeas corpus y que se dejara en libertad al ciudadano.

¿Cuándo se considera que una persona ha sido detenida ilegalmente?

Básicamente un ciudadano es detenido ilegalmente cuando:

  • No concurran los supuestos legales, o los requisitos exigidos por las leyes para realizar la detención.
  • Esté detenido en cualquier establecimiento o lugar que no sea un centro de detención (comisaría o similar). Esto más bien se consideraría un secuestro.
  • Lo estuviera por plazo superior al señalado en las leyes. El plazo que marca la Constitución es el necesario para la investigación del delito con un máximo de 72 horas. Hay casos especiales para cierto tipo de delitos como terrorismo que pueden extenderse hasta 5 días.
  • Sus derechos constitucionales y los garantizados por las leyes procesales no han sido respetados. Por ejemplo que no se le solicite un abogado si el ciudadano quiere o que el abogado no esté presente en los interrogatorios policiales.

¿Quién puede solicitar un habeas corpus?

Para que se pueda iniciar, primero hay que solicitarlo. Las siguientes personas o instituciones son quienes pueden realizar esta solicitud:

  • El ciudadano detenido. Su cónyuge, pareja de hecho, novio/a, descendientes (hijos, nietos), ascendientes (padres, abuelos), hermanos. Si el detenido fuese menor o incapacitado deberán solicitarlo sus representantes legales (padre, madre o tutor).
  • El Ministerio Fiscal.
  • El Defensor del Pueblo.
  • También, lo podrá iniciar, de oficio, el Juez competente.

¿Cómo actuará el Juez?

El procedimiento Habeas Corpus se tiene que resolver en el tiempo estrictamente necesario con un máximo de 24 horas.

Durante este tiempo se realizarán todos los trámites que señala la ley (Ley Orgánica 6/1984) para que el Juez pueda tomar una decisión.

Si el Juez admite a trámite la solicitud, ordenará a la autoridad bajo cuya custodia esté la persona detenida para que la traiga a su presencia. Incluso puede dicho Juez ir al lugar donde el detenido se encuentre, aunque esto último no se suele dar.

El Juez oirá por separado, no es un juicio:

  • Al detenido o, en su caso, a su representante legal, al abogado (si lo tuviera) y al Ministerio Fiscal.
  • Seguidamente oirá al agente o agentes que practicaron la detención.
  • También oirá a la autoridad bajo cuya custodia se encuentre el detenido.

El Juez durante la tramitación del procedimiento puede admitir pruebas que puedan practicarse en el acto.

¿Qué podrá acordar el Juez en el Habeas Corpus?

Lo que puede acordar el Juez en este tipo de procedimientos es:

  • La libertad del detenido.
  • Que el detenido siga en esta misma situación hasta su puesta a disposición judicial.
  • También podrá acordar la inmediata puesta a disposición judicial si ya hubiese transcurrido el plazo máximo de su detención.

Se debe dejar claro que el procedimiento Habeas Corpus solo y exclusivamente va a tratar sobre si la detención es o no legal. El procedimiento que se inicie por el posible delito cometido por la persona detenida es otro tipo de procedimiento.

Por ello, lo habitual es que, tras resolver el procedimiento Habeas Corpus, la persona detenida vuelva a los calabozos.

Posteriormente se le pondrá de nuevo a disposición judicial para que un Juez oiga lo que tenga que decir sobre los hechos delictivos que haya podido cometer.